Moscú, en tanto, alertó sobre un posible ataque ucraniano a una central hidroeléctrica en la región anexionada de Jersón con “métodos de guerra prohibidos”.

Más de mil ciudades y poblados ucranianos se encuentran sin agua ni electricidad debido a los bombardeos rusos que, según Kiev, destruyeron el 30 por ciento de las centrales eléctricas del país en poco más de una semana. Rusia no se quedó atrás y advirtió de un posible ataque ucraniano a una central hidroeléctrica en la región anexionada de Jersón con “métodos de guerra prohibidos”. Mientras tanto, Ucrania ultima la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Irán por el suministro de drones kamikaze a Rusia, una acusación que rechazan enfáticamente tanto Moscú como Teherán.

 

1.162 localidades sin luz
“Tenemos una situación crítica en todo el país, porque una región depende de otra. Todo el país debe prepararse para apagones tanto del suministro eléctrico como de agua y calefacción y ahorrar energía”, resumió el vicejefe de gabinete de la presidencia, Kirilo Timochenko. Por su parte el vocero de los servicios de situaciones de emergencia, Oleksandr Jorunzhyi, aportó que “actualmente 1.162 localidades se hallan sin electricidad”.

 

Rusia atacó, al igual que el lunes, infraestructuras civiles y de electricidad en el este, centro y sur de Ucrania. Lo hizo en Kiev, Sumy, Donetsk, Dnipro, Vinnytsia, Zhitomir, Jarkov, Krivoi Rog, Mykolaiv y Zaporiyia. Al menos seis personas murieron. El ministerio de Defensa ruso reconoció que “las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa continuaron atacando con armas de alta precisión de largo alcance desde el aire y el mar el comando militar y los sistemas de energía de Ucrania, así como arsenales con municiones y armas de fabricación extranjera”.

 

Ataque con “métodos de guerra prohibidos”
El comandante de las fuerzas rusas en Ucrania, Sergei Surovikin, alertó que cuenta con información sobre un posible ataque de Ucrania con “métodos de guerra prohibidos” contra la ciudad de Jersón, en el sur del territorio ucraniano pero anexionada por Rusia. Según detalló el alto mando militar ruso, el Ejército de Ucrania podría llevar a cabo un “ataque masivo con misiles” contra la represa de la central hidroeléctrica Kajovskaya, ubicada en la ciudad de Nueva Kajovka.

Precisamente este martes Moscú denunció un ataque ucraniano en esa ciudad, ubicada en Jersón, donde perdieron la vida dos personas. Además, el gobernador prorruso de Jersón, Volodimir Saldo, informó que la población del sector oriental de la región empezó a ser evacuada a la parte oeste del río Dnieper debido a las amenazas sobre un posible ataque a la central hidroeléctrica.

 

El Ejército ruso admitió este martes que sus tropas enfrentan una situación compleja en Ucrania, donde una nueva contraofensiva le ocasionó varios reveses en el este y el sur. “La situación en la zona de la operación militar especial puede describirse como tensa. El enemigo no ceja en sus tentativas de atacar las posiciones de las fuerzas rusas”, alertó el general Serguei Surovikin, comandante de las operaciones en Ucrania desde hace diez días, en declaraciones a la televisión pública Rossiya 24.

 

Las autoridades rusas elevaron este martes a 14 el número de muertos, entre ellos tres niños, en el accidente del cazabombardero que se estrelló el lunes en el patio de un edificio de departamentos en la ciudad balneario de Yeisk, cerca de Ucrania y bañada por el mar de Azov. Las autoridades barajan un fallo técnico como la causa mas probable del siniestro.

 

Castigo a Irán y pedido de ayuda a Israel
El martes Rusia empleó en sus ataques más misiles que drones kamikaze. El vocero del Mando de la Fuerza Aérea de Ucrania, Yury Ignat, aseguró que Kiev consigue ya derribar el 85 por ciento de los drones suicidas iraníes Shahed-136 que lanza Rusia. Según planteó el jefe del Departamento de Inteligencia Principal del Ministerio de Defensa de Ucrania, Kyrylo Budanov, Rusia habría comprado un primer lote de 1.750 drones iraníes, luego de lo cual hubo nuevas adquisiciones.

 

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmitro Kuleba, dijo que le propuso al presidente Volodimir Zelenski romper las relaciones diplomáticas con Irán “teniendo en cuenta las numerosas destrucciones causadas por drones iraníes a la infraestructura civil de Ucrania, las muertes y los sufrimientos generados a nuestro pueblo”. También explicó que Kiev enviará una carta oficial a Israel para pedirle que “le suministre urgentemente sistemas de defensa antiaérea”.

 

Las respuestas de Moscú y Teherán
Desde el Kremlin, sin embargo, dijeron ignorar si en las agresiones de estos días se utilizaron esos aparatos no tripulados. “No tenemos esa información. Se utilizan aparatos rusos, ustedes lo saben. Tienen nombres rusos”, señaló el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria.

 

En la misma línea el vocero del ministerio iraní de Exteriores, Naser Kananí, sostuvo que “las afirmaciones infundadas que se han formulado contra Irán se basan en información falsa y suposiciones sesgadas y son parte de una atmósfera política dirigida por los medios de comunicación de algunos países contra Irán”. Kananí subrayó la disposición de Irán para el “diálogo con Ucrania a fin de eliminar las ambigüedades”.