Hoy el Cielo está felíz , tendrá música Riojana, ha llegado el Micky Paez, aquí queda un vacío en sus seres queridos, en los que lo admiraban, en sus amigos.


Perdemos a un joven con alegría, con entusiasmo, un apasionado de la música.

 

Esta Rioja queda llena de recuerdos, de arpegios, de melodías en tu voz fresca y comprometida con las zambas, las chacareras y las Chayas.

 

Con esa energía que impone la pasión y el amor por lo que se sabe hacer con sencillez y talento.

 

Ha muerto un cantor con una enorme vida por delante, changuito: derrochabas ternura.

 

Diosito , acepto tu decisión de llevarte un imprescindible pero no puedo ocultar el dolor.

 

Ya venías rozándote con el triunfo , hundiendo tu estatura artística en los espacios que esta Rioja genera para acoger a sus virtuosos.

 

Se ha bajado una persiana de futuro, apenas pudiste mostrarte como tu padre soñaba.

 

Tenías un legado abierto, sin techo. Esta partida viene a pincelar de negro el folklore de esta tierra.

 

Hubo tantos escenarios, tantas canciones para disfrutar tu generosidad.

 

Qué emotivo, qué triste es hablar del último adiós, fue fácil quererte, ahora tan difícil despedirte, nada ni nadie impedirá el sufrimiento, se necesita fortaleza y coraje para aceptar la partida.

 

Ha enmudecido una guitarra, se acalló una voz prometedora.

 

Tengo los ojos húmedos, te voy a extrañar, valió la pena conocerte.

 

Aquí te dejo los que más amabas, las estrofas de una Chayita.

 

Hay postigos que cierran sus alas
Por no verlo partir al cantor
Y la estrella se astilla en su espalda
Y lo marca por siempre un dolor.

Chau querido, gracias por tu corazón, por tu voz hecha canto Riojano

Hasta siempre, en febrero colgará una lágrima en cada guitarra.

Un fuerte abrazo al Cielo.

Luis Planas