Según la portavoz de la Casa Blanca, la medida ha estado “sobre la mesa” desde hace días y el presidente Joe Biden tomó la decisión final tras conversaciones con sus aliados europeos.

Al igual que la Unión Europea y el Reino Unido, Estados Unidos impondrá sanciones al presidente ruso Vladimir Putin y a su ministro de Relaciones Exteriores, Sergéi Lavrov, anunció este viernes la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. Una prohibición para ingresar a territorio de Estados Unidos figurará entre esas sanciones.

 

“Estados Unidos se unirá (a la Unión Europea) para sancionar a Putin, al ministro de Exteriores Lavrov, y al resto del equipo de seguridad de Rusia”, dijo Psaki en su rueda de prensa diaria, donde también indicó que un ataque contra el presidente ucraniano Volodimir Zelensky sería “un acto atroz” de parte de los rusos.

 

Maria Zajarova, portavoz de la cancillería rusa, respondió que estas sanciones contra Putin y Lavrov muestran la “impotencia” de los países occidentales ante la invasión a Ucrania. “Las sanciones contra el presidente y el ministro de Relaciones Exteriores son un ejemplo y una demostración de la total impotencia de vuestra propia política exterior”, dijo Zajarova en declaraciones a la televisión rusa.

 

Aunque la Casa Blanca no ha dado detalles de la medida, el castigo económico de Washington suele servir para congelar los bienes y activos financieros de quienes son sancionados. También se les prohíbe hacer transacciones financieras con cualquier ciudadano estadounidense, lo que en teoría les dificulta el acceso al sistema financiero internacional, basado en el dólar.

 

Las congelaciones de activos para Putin y Lavrov forman parte de un paquete de sanciones de la UE adoptado el jueves por la noche por el Consejo de asuntos exteriores del bloque, escribió en Twitter el ministro de Relaciones Exteriores de Letonia, Edgars Rinkevics. El Reino Unido tomará una medida similar en breve, según un comunicado oficial.

 

El 24 de febrero, en una sesión informativa, el presidente Joe Biden dijo que las sanciones contra Putin estaban “sobre la mesa”. Aun así, los funcionarios se habían negado a imponer tales medidas porque sancionar a un jefe de Estado o a un ministro de Relaciones Exteriores podría complicar la diplomacia y potencialmente someter a cualquier persona que interactúe con ellos también a sanciones.

 

En enero, cuando el Senado de EEUU planteó la idea de imponer sanciones a Putin, su portavoz Dmitry Peskov dijo que eso sería “equivalente a una ruptura en las relaciones”.

 

Poco se sabe sobre la riqueza de Lavrov, en tanto que, oficialmente, Putin posee pocos activos. Según su última divulgación financiera, su ingreso anual es de unos 10 millones de rublos y posee tres automóviles y un apartamento. Pero su riqueza ha sido durante mucho tiempo el foco de una intensa especulación.

 

En 2008, negó los informes de que posee una fortuna valorada en USD 40.000 millones, lo que lo convertiría en el hombre más rico de Europa, y dijo que los periodistas se habían sacado la acusación “de sus narices y la habían untado en hojas de papel” en su conferencia de prensa anual.

 

En 2016, una serie de documentos conocidos como los Panamá Papers revelaron cómo un bufete de abogados centroamericano supuestamente creó empresas ficticias para ayudar a jefes de Estado y delincuentes internacionales a ocultar sus riquezas. Putin no fue nombrado en los documentos, sin embargo, algunos de sus amigos y socios más cercanos usaron las compañías ficticias para mover más de USD 2.000 millones de bancos rusos a cuentas en el extranjero. El Kremlin rechazó las revelaciones de la investigación.

 

Las sanciones contra Putin podrían tener más que ver con demostrar una posición unificada por parte de Occidente que con exprimir sus finanzas, según Daniel Tannebaum, jefe de sanciones de Oliver Wyman en Nueva York. “Todo depende del propósito subyacente”, dijo Tannebaum. “Si están tratando de mostrar una posición unificada, entonces una designación de sanciones podría servir para ese propósito, si el punto es tratar de apoderarse de sus bienes personales, creo que sería extremadamente desafiante para ser completamente exitoso”.