México anunció que ordenó el regreso de su embajador en Perú para “resguardar su integridad física”.

Luego de que fuera declarado “persona non grata” y expulsado por el Gobierno peruano tras la concesión de asilo a la familia del expresidente Pedro Castillo.

 

“La Secretaría de Relaciones Exteriores ha instruido al embajador Pablo Monroy Conesa regresar a México con el fin de resguardar su seguridad e integridad física”, dijo la Cancillería mexicana anoche en un comunicado.

 

La dependencia añadió que la embajada quedará a cargo de la primera secretaria, Karla Tatiana Ornelas, quien se desempeña como jefa de Cancillería de la misión en ese país. “Nuestra representación continuará operando con normalidad tras este movimiento”, dijo.

 

“México cree firmemente en el diálogo y seguirá manteniendo los canales de comunicación abiertos con todos los interlocutores, especialmente para atender las necesidades de los mexicanos avecindados en el Perú”, añadió.

 

Más temprano, el Gobierno peruano declaró “persona non grata” al embajador mexicano al afirmar que expresiones del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la situación política en Perú eran una injerencia en sus asuntos internos.

 

Perú dio al embajador 72 horas para abandonar el país. A su vez, el Gobierno peruano de la presidenta Dina Boluarte concedió un salvoconducto para que la familia del destituido Castillo pueda irse con asilo a México.

 

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, opinó que la decisión del Gobierno peruano sobre el embajador Monroy Conesa era “infundada y reprobable”. “La conducta de nuestro embajador ha estado apegada a derecho y al principio de no intervención. México no variará su posición”, añadió.