El entrenador de la Albiceleste evitó dar detalles sobre su trabajo, pero aceptó una selfie, que se hizo viral.

Con ese texto, la periodista Muriel Yudanza compartió en Twitter la selfie con su hallazgo: descubrió a Lionel Scaloni, director técnico de la selección argentina que sueña con ganar la Copa del Mundo en Qatar, trabajando con su notebook sentado en una mesa junto a la ventana en un local gastronómico del barrio El Abasto. Si bien el Gringo, de 43 años, reside en Mallorca (España), su familia vive en Pujato, a menos de 50 kilómetros de Rosario, donde además gestiona campos.

 

Claro que el entrenador tiene una oficina para él y su cuerpo técnico disponible en el complejo de la AFA en Ezeiza, pero de visita en la ciudad, Scaloni optó por una opción más descontracturada para continuar con sus tareas: seguir delineando el plantel de cara al Mundial, y poner el foco en el próximo partido, el 1° de junio en Wembley, cuando la Albiceleste se mida ante Italia por La Finalissima, el duelo de carácter oficial que enfrentará al campeón de la Copa América y al vencedor de la Eurocopa.

 

“Dijo que no podía hablar, pero me contó que está trabajando en Rosario”, detalló la cronista, que agregó que aceptó amablemente a posar para la foto. De hecho, el técnico esboza una sonrisa para el flash. “Me pasaron el dato de que estaba nuestro DT, fui a buscarlo y lo encontré. Lo incomodé un poco haciéndole algunas preguntas, pero logramos un saludo y la selfie. La verdad es que todavía no caigo de la emoción”, dijo la periodista.

 

“Yo podría decir que estaba haciendo ‘bar office’, estaba con la computadora, una libretita, una birome; estaba con un café y al mismo tiempo estaba tomando mate”, describió. En efecto, ese detalle fue muy destacado por los fanáticos en las redes sociales. Pero no se logra advertir qué indican los apuntes en el anotador del ex mediocampista de Newell’s, Estudiantes y Deportivo La Coruña.

 

La foto publicada por Yadanza se hizo viral: cosechó más de 500 RT y 7000 “Me gusta”. Y los comentarios de los hinchas explotaron. “¿Te das cuenta de que en esa libreta que tiene al costado puede estar la lista del Mundial? Qué locura”, escribió un usuario en Twitter. “Escondido en los suburbios de Rosario. Ese hombre tiene un plan”, agregó otro.

 

“Increíble lo mal que paga la AFA que nuestro técnico tiene que hacer horas extra en un bar para llegar a fin de mes”, bromeó un tercero. “¿Ni un tostado, una medialuna, nada?”, se preguntó una seguidora sobre la ausencia de sólidos en la mesa del DT. Lo concreto es que la aparición del orientador no pasó inadvertida. Y probó, una vez más, que los fanáticos están muy ilusionados con que Argentina, de la mano de Scaloni, vuelva a ganar la Copa del Mundo, algo que a la Albiceleste se le niega desde 1986.