Esto es gracias al abandono de armas de EE.UU. en Afganistán, según el ministro ruso de Defensa.

Serguéi Shoigú destacó que Washington inicialmente intervino en los asuntos de Afganistán con el objetivo de establecer “la autoridad estatal” e imponer “los valores democráticos” y “estilo de vida” occidental.

 

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, enumeró entre los riesgos principales que representa ahora la situación de Afganistán “las drogas y la gran cantidad de las armas que cayeron” en manos de los talibanes*, en una entrevista exclusiva para la cadena de YouTube Solovyov Live, publicada el 30 de agosto.

 

Según Shoigú, EE.UU. suministraba a Ucrania los mismos armamentos que dejó en Afganistán tras la retirada de sus tropas y la toma de control de todo el territorio por parte de los talibanes, pero el número de las armas es mucho mayor en el país sudasiático, lo que significa que ahora los talibanes están mejor armados que el Ejército ucraniano.

 

El ministro destacó que Washington inicialmente intervino en los asuntos de Afganistán con el objetivo de establecer “la autoridad estatal” e imponer “los valores democráticos” y “estilo de vida” occidental. Además, el alto funcionario precisó que la Administración estadounidense hizo hincapié en dos esferas: “seguridad y explotación minera”, pero, como resultado, Afganistán “se convirtió en el mayor productor de heroína” en el mundo.

 

Anteriormente, se supo que las armas estadounidenses acumuladas en Afganistán, valoradas en miles de millones de dólares, cayeron en manos de los talibanes después de su toma del poder.

 

* El movimiento talibán, designado como “organización terrorista” por el Consejo de Seguridad de la ONU, está declarado como grupo terrorista y prohibido en Rusia.