El Ejecutivo municipal presentó la semana pasada ante el Concejo Deliberante de la Capital los proyectos de ordenanza de Presupuesto e Impositiva 2023, cumpliendo de esta manera los plazos establecidos para la presentación de ambas iniciativas.

En cuanto al presupuesto, la previsión asciende a 22.815 millones de pesos, que representa una actualización del 82,8% respecto al corriente año, mantiene un equilibrio entre recursos y gastos, y que apunta a contener las principales demandas de los vecinos de la Capital.

 

El 62% de lo previsto está destinado a erogaciones de personal que incluye también al Concejo Deliberante y Tribunal de Cuentas, en el marco de la política salarial que define el Gobierno de la Provincia de La Rioja en función de la ley 9.782, art. 10.

 

Del saldo restante, un 38% se destinará a obras para mejorar la infraestructura urbana y optimizar los servicios, entre las que se destacan el reasfaltado de aproximadamente 200 cuadras, la continuidad del plan de mejoramiento de calles que contempla tareas de bacheo en toda la ciudad, la conversión a led del sistema de iluminación del micro y marco centro, la construcción del paseo de la Estación, 3 playones deportivos nuevos, la obra de infraestructura urbana en el barrio San Andrés en sus etapas 2, 3 y 4, al que se agregarán otros barrios populares y remodelaciones en las instalaciones del ecoparque Yacampis.

 

Además, se mantendrá el plan veredas, la recuperación y puesta en valor de edificios municipales y obras de refacción y mantenimiento en los polideportivos Carlos S. Menem y la D.A.R.D. que el año que viene estará cumpliendo 50 años.

Asimismo, se sostendrá la línea de austeridad que se implementa desde el inicio de la gestión sin uso de teléfonos corporativos, ni vehículos oficiales y la racionalización del combustible, lo que permitió reducir la deuda de 600 millones de pesos que tenía el municipio a diciembre de 2019, a la deuda corriente actual.

 

En cuanto a la ordenanza impositiva, se prevé una adecuación del orden del 58%, lo que marca una decisión política de la intendenta Inés Brizuela y Doria de trabajar por debajo de la pauta inflacionaria que supera un acumulado del 100%, con el objetivo de facilitar la actividad económica y el emprendedurismo.

 

En este marco se eliminaron las tasas de habilitación y de reempadronamiento para el comercio, sobretasas como la que afecta a inmuebles (obra del río Tajamar) y en el caso de rodados, se elimina el cobro a motores de hasta 100 cc. Además, se sostienen para el año próximo los beneficios para los jóvenes emprendedores a los que se les exime del pago de la tasa a la actividad comercial e industrial durante 24 meses con el objetivo de que se amortice y se consolide la inversión y se sostiene el no cobro del cartel nominativo de los comercios locales.

 

También se prevén beneficios para los contribuyentes cumplidores, ya que quienes estén al día al 31 de diciembre, obtendrán un treinta por ciento (30%) de descuento, sobre el pago anual de sus contribuciones y un quince por ciento (15%) en la primera y segunda cuota para los que opten por realizar pagos semestrales.