Este sábado el Frente de Todos develó finalmente su armado electoral para la provincia de Buenos Aires.

A horas del cierre de listas, con un acto en el municipio de Escobar del que participan el presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Axel Kicillof y el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa, entre otros dirigentes oficialistas.

 

Después de días de intensas negociaciones, durante la tarde los candidatos que integrarán la lista del FdT pasaron por Casa Rosada para firmar las actas correspondientes y luego se dirigieron al acto en la localidad de Garín. Como se esperaba, la primera candidata a diputada es la presidenta del Consejo Nacional de Políticas Sociales Victoria Tolosa Paz, segundada por el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán.

 

Massa abrió el evento ironizando sobre la complicada estrategia opositora para su oferta en provincia de Buenos Aires, con el enroque de la ex gobernadora María Eugenia Vidal y el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli: «Parece que no tienen arraigo». Luego agregó: “Vamos a elegir diputados para ayudar a nuestro presidente a ratificar un contrato que formamos en 2019 con la ciudadanía y que lamentablemente la pandemia puso en país”.

 

Kicillof, por su parte, manifestó: «Tenemos candidatos que representan las ideas y el proyecto que trajimos en 2019. Nuestros candidatos expresan un renacimiento que nos toca llevar adelante, recuperar ingresos, trabajo, con una sociedad que sabe de los esfuerzos, con empresarios que invierten y creen en el país y no miran cotizaciones de no se donde para no hacerlo. El verdadero candidato es la unidad”.

 

Cristina, por su parte, destacó: «Es una oportunidad para que las fuerzas políticas hablemos sin beneficio de inventario». En ese sentido, pidió debatir «con seriedad y responsabilidad» cómo se sacará adelante a la Argentina, destacando que «es una excelente oportunidad para que, lejos de discutir de anécdotas, nombres o adjetivaciones, se pueda discutir de políticas, de lo que vivimos, lo que nos tocó pasar».

 

«Una de las cosas más difíciles es hablar después de Cristina, lo digo por experiencia. Parece ser una ventaja pero es muy difícil. Porque Cristina lo obliga a uno a pensar, a reflexionar», planteó Alberto al tomar la palabra. Y agregó, dejando claro que uno de los ejes de campaña oficiales va a pasar por la vacunación contra el coronavirus: «Cuando todos nos decían que era imposible, fuimos de los primeros países del mundo en traer la vacuna y empezar a vacunar a su gente. Nos dijeron que hicimos un arreglo geopolítico con Rusia, después llegó la vacuna de Oxford, de Suecia, de China, ahora de Estados Unidos. Hace un medio atrás la tapa de los diarios decían que los menores tardarían mucho tiempo en ser vacunados. Van a empezar a ser vacunados ahora. La mitad de la población recibió al menos una dosis y seguimos vacunando».

 

Después de cuestionar el manejo mediático sobre temas como la carta de la asesora presidencial Cecilia Nicolini al gobierno ruso por las segundas dosis de Sputnik V, se refirió a las medidas tomadas durante la cuarentena: «De repente me convertí en un dictador porque decía: ‘No salgan porque pueden contagiarse’. Dicen que somos autócratas. La verdad que lo único que hacemos es cuidar, en un tiempo muy difícil, como el que nunca vivimos».

 

Otro eje de la intervención del Presidente fue la crítica a la gestión de Cambiemos: «No hace mucho tiempo había un ministerio de la producción en el gobierno que me precedió, que cuando alguien como Walter iba a pedir ayuda financiera para crecer y comprar más maquinaria le recomendaban que importe. Eso ocurría en le ministerio de la Producción». «Cuando llegamos nos propusimos poner a la economía de pie, después de que cerraron 23 mil empresas en cuatro años. Recibimos un país en terapia intensiva y a los tres meses nos contagiamos el covid», agregó.

 

En el mismo sentido, cuestionó la decisión del ex presidente Mauricio Macri de volver a endeudarse con el Fondo Monetario Internacional: «Nos jactábamos de decir que ya habrá una generación de argentinos que no tenga que preocuparse qué es el FMI, ahora esa pesadilla está de vuelta entre nosotros. Y no es por nosotros. Es por los que ahora nos dicen cómo tenemos que arreglar con el Fondo; ellos nos endeudaron y nos dicen ahora cómo tenemos que arreglar».