Las declaraciones de la Cancillería china llegan después de que dos buques de guerra estadounidenses atravesaran el pasado domingo el paso marítimo.

El portavoz del Ministerio chino de Exteriores, Zhao Lijian, señaló este lunes en rueda de prensa que EE.UU. debería dejar de perturbar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán.

 

El vocero hizo estas declaraciones después de que buques de guerra estadounidenses atravesaran el pasado domingo el paso marítimo con el pretexto de la “libertad de navegación”, aseveró el diplomático.

 

Los buques militares de EE.UU. suelen sacar músculo en nombre del ejercicio de la libertad de navegación”, manifestó Zhao. “No se trata de mantener la región libre y abierta. Se trata de una provocación dirigida a la ‘libertad de navegación’ y constituye un sabotaje deliberado de la paz y de la estabilidad regionales”, denunció.

 

Zhao instó una vez más a Washington a que “no distorsione el principio” de ‘una sola China’ y a que “respete la soberanía y la integridad territorial de otros países” sin interferir en sus asuntos internos.

 

Posteriormente, el vocero declaró que EE.UU. debería “dejar de ser el perturbador de la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán”.

 

Buques estadounidenses en el estrecho

El pasado domingo, dos navíos de la Armada de Estados Unidos, el USS Chancellorsville y el USS Antietam, entraron en aguas internacionales del estrecho de Taiwán por primera vez desde que las tensiones con China aumentaran tras la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taipéi.

 

La Marina estadounidense confirmó el ingreso de sus dos buques en las aguas internacionales del estrecho y precisaron que estaban llevando a cabo una operación en curso.

 

Ante esta maniobra, el Ejército chino se puso en estado de alerta. Por su parte, el Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán, anunció que ocho buques de la Armada del Ejército Popular de Liberación (PLAN, por sus siglas en inglés) y 37 aviones del Ejército Popular de Liberación (PLA, por sus siglas en inglés) habían sido localizados cerca de la isla.

 

Pekín ha advertido en reiteradas ocasiones que no va a tolerar el apoyo externo al separatismo y que tomará medidas enérgicas para asegurar su soberanía e integridad territorial.