Gustavo Valdés fue reelecto como gobernador de la provincia de Corrientes con el 76,7% de los votos.

Este lunes por la tarde, en una demorada expresión oficial sobre el resultado de los comicios, el presidente Alberto Fernández felicitó al gobernador correntino por su reelección en el cargo y expresó su vocación de «seguir trabajando unidos».

 

«Seguiremos trabajando unidos en la diversidad por el bien del querido pueblo correntino», afirmó el primer mandatario, quien rompió el silencio pero no hizo referencia a la derrota que sufrió el Frente de Todos a manos del radicalismo gobernante.

 

Horas antes, el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, había sido el primer representante del oficialismo nacional en felicitar a Valdés. Lo hizo a través de las redes sociales, donde manifestó: «Quiero felicitar a Gustavo Valdés, gobernador del #NorteGrande, por su victoria electoral en una jornada democrática ejemplar de participación ciudadana».

 

En el mensaje que compartió en Twitter, el gobernador chaqueño expresó que «la democracia se fortalece elección tras elección de la mano de ciudadanos y ciudadanas comprometidos con el destino de cada una de nuestras provincias».

 

Con el resultado electoral del último domingo, la alianza de Juntos por el Cambio, con el radicalismo a la cabeza, mantiene adeptos en Corrientes, una de las provincias donde el Frente de Todos no tiene muchas expectativas.

 

En ese contexto, el pre candidato a diputado nacional por el radicalismo en la provincia de Buenos Aires Facundo Manes se sumó al festejo en Corrientes del que participaron el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo; la vicepresidenta, Alejandra Lordén; el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; el diputado José Cano, y el extitular del partido Ernesto Sanz, entre otros.

 

En la misma línea, el gobernador reelecto fue felicitado por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el ex presidente Mauricio Macri y la titular del PRO, Patricia Bullrich, tras un triunfo que, según afirman desde la coalición opositora, representa un espaldarazo para las elecciones primarias nacionales.