Finalmente YPF se adelantó al resto de las petroleras y aplicó aumentos de entre 5% y 8% en sus combustibles a partir de la madrugada de este domingo 1 de julio.

El aumento previsto según el acuerdo con el ex ministro de Energía Juan José Aranguren era del 3% pero las petroleras, que consideran que el precio de sus combustibles está retrasado por lo menos en un 20%, habían reclamado la semana pasada al nuevo ministro Javier Iguacel una recomposición mayor, de un 5%.

 

Sin que hubiera confirmaciones oficiales al respecto, a pesar de los rumores de que el pedido se aceptaría y comenzaría a aplicarse a partir de la próxima semana, YPF decidió comenzar efectivizar el reajuste desde esta madrugada. La petrolera estatal, que controla la mayor parte del mercado de combustibles del país, actúa como referencia para el resto, por lo que se descarta que el resto de las empresas aplicarán incrementos similares en las próximas horas.

 

El congelamiento por dos meses intentado por Aranguren apenas pudo aplicarse durante el mes de mayo, pero luego la corrida cambiaria que llevó el dólar de 22 a más de 25 pesos impulsó a las empresas a exigir modificaciones en lo firmado, luego de lo cual el gobierno concedió un aumento del 5% para el mes de junio y luego incrementos sucesivos de 3% por mes hasta fin de año. Sin embargo, luego de las nuevas corridas cambiarias que llevaron a la divisa estadounidense cerca de los 30 pesos, ya las petroleras consideran que se quedaron cortas y presionan por nuevos aumentos.

 

Con el incremento de este domingo, la nafta súper de YPF pasó de $26,50 a $27,83 y el gasoil de $23,05 a $ 24,20 por litro, mientras que en los combustibles premium el aumento fue de hasta 8% pasando la nafta de $30,74 a $32,20 y el gasoil de $26,95 a $29,01. Con un dólar que aún no parece encontrar su techo, las presiones sobre los combustibles seguirán incrementándose y podrían aplicarse nuevos aumentos a la brevedad.