Lo hizo el fiscal Carlos Brito por los delitos de encubrimiento y falsedad ideológica de un acta de deserción.

El fiscal federal de Tucumán, Carlos Brito, pidió hoy al juez Daniel Bejas la declaración indagatoria del jefe del Ejército, teniente general César Milani, por encubrimiento y falsedad ideológica en la causa por la desaparición del soldado Alberto Ledo en esta provincia durante el Operativo Independencia, revelaron fuentes judiciales.

El fiscal sostuvo que ya hay prueba suficiente para que Milani explique por qué firmó, como el rango de subteniente, un acta falsa que decía que Ledo había desertado mientras cumplía funciones como su asistente en la zona de operaciones de Tucumán en 1976.

Brito tomó esta decisión pese a las presiones del gobierno y de la procuración general de la Nación para que no se investigara el rol de Milani en este hecho de la represión ilegal.

Varios testigos afirmaron que en esa época Ledo era el asistente personal del entonces subteniente Milani, al responder ante una pregunta un ex conscripto dijo que “sí, él (Ledo) hacía los partes y ahí lo conocí yo porque él era el asistente (de Milani) en la compañía Comando”.

Anteriormente otro ex conscripto riojano, Alvaro Illanes ya había afirmado que Ledo, ya en el cuartel de La Rioja, era el asistente personal de Milani.

También respondió que las tareas de un asistente eran “cebar mate al jefe, tenderle la cama, limpiarle el baño. El asistente tenía que hacer los partes, tenían que hacer de todo “.

Milani había negado conocer a Ledo, quien desapareció la noche del 17 de junio de 1976 del campamento que tenía el Ejército en la localidad tucumana de Monteros.

Hasta 1984, el Ejército afirmó que Ledo había “desertado” basado en un acta de deserción firmada por el subteniente Milani, que a la postre resultó falsa.