La central obrera difundió un comunicado con las exigencias que le hará al Ejecutivo para frenar el llamado a un paro nacional.

Luego de la reunión con representantes del Gobierno, el consejo directivo de la CGT resolvió pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo martes, cuando volverá a reunirse con funcionarios del gabinete nacional para negociar los cinco reclamos que formuló la central obrera como condición para frenar la convocatoria a un paro general.

 

En un comunicado, la CGT informó que entre los temas que pidió que el Ejecutivo trate se encuentran “una norma concreta por parte del Gobierno que evite los despidos y suspensiones en el sector público y privado por los próximos seis meses”; la “reapertura de las paritarias cerradas a la fecha sin ningún tipo de limitación para la discusión”; la “eliminación en la base de cálculo del impuesto a las ganancias” del medio aguinaldo de julio; la “devolución en su totalidad y en forma urgente de los fondos correspondientes a los gastos de salud de las obras sociales sindicales”; y el “compromiso para que no exista modificación alguna sobre la actual ley de Contrato de Trabajo”, es decir, que no se trate el proyecto de reforma laboral.

 

“En razón de estas gestiones, el consejo directivo abrió un compás de espera hasta el próximo martes aguardando una respuesta sobre la agenda planteada, estableciendo un cuarto intermedio de la actual reunión”, informó la central en un comunicado tras una reunión de sus integrantes en la sede de Azopardo.

 

En diálogo con los medios, Héctor Daer dijo: “Ayer a la tarde tuvimos una reunión de mesa chica donde conformamos una agenda de cinco puntos para llegar a la reunión con el Poder Ejecutivo y hoy le dejamos esos cinco puntos”.

 

En ese sentido, detalló que el triunvirato resolvió pasar “a un cuarto intermedio hasta el martes donde esperamos recibir respuestas de los puntos planteados por parte del Poder Ejecutivo”.

 

Daer además consideró que si bien están dispuestos a negociar, “hoy existen condiciones para las medidas de fuerza. Vamos a esperar la respuesta y eso será motivo de análisis cuando el martes se continúe con la reunión del consejo directivo de la CGT”.

 

El Gobierno propuso hoy habilitar a los sindicatos para negociar con el sector privado un aumento de hasta 5% en dos cuotas a cuenta de la cláusula de revisión, que se pondrá en marcha desde septiembre.

 

El Gobierno, de ese modo, estaría dispuesto a reconsiderar el techo dispuesto para los incrementos salariales, al pasar del 15% al 20% para este año.

 

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, realizó la propuesta a la CGT en una reunión llevada a cabo este jueves con la intención de poner un freno a las posibles medidas de fuerza por parte del sector gremial.

 

Dujovne encabezó el encuentro en el Salón de los Científicos ubicado en el primer piso de la sede gubernamental, junto al secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana; y el jefe de Gabinete del Ministerio de Trabajo, Ernesto Leguizamón.

 

Hasta el momento, la mayor parte de los acuerdos salariales de este año implicaron un incremento del 15% con cláusula de revisión, una cifra que quedó atrasada respecto de la inflación y la devaluación.

 

Por parte de la central obrera, asistieron los titulares Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña. De la reunión participaron también Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Linghieri (Aysa), Omar Maturano (Fraternidad), Roberto Fernández, Abel Frutos (Panaderos) y Jorge Sola (Seguro).