Las autoridades informaron que hay más de 3.000 evacuados y que las tareas de búsqueda y rescate de fallecidos o desaparecidos se suspendieron debido a la poca luz en la zona y los peligros.

Gran parte de la Ciudad de Guatemala se encuentra cubierta por una enorme nube de cenizas, y el aeropuerto fue cerrado.

 

Las autoridades de socorro elevaron este lunes a 62 el número de fallecidos por la tremenda erupción del volcán de Fuego de Guatemala del domingo. confirmó el director de instituto forense guatemalteco.

 

El volcán ubicado al oeste de la Ciudad de Guatemala hizo erupción el domingo enviando nubes de ceniza y ceniza caliente mezclada con agua y escombros que bloquearon las carreteras y dejaron varias viviendas en llamas. Según los expertos la explosión fue la más violenta en 40 años.

 

La zona carbonizada estaba todavía demasiado caliente para extraer los cuerpos de las víctimas y causó el derretimiento de los zapatos de los rescatistas. Los socorristas dijeron que encontraron cuerpos cubiertos de cenizas que parecían estatuas. La inhalación de cenizas o gases volcánicos calientes puede asfixiar a las personas rápidamente.

 

Fanuel García, director del Instituto Nacional de Ciencia Forense, dijo a The Associated Press que se han recuperado 62 cadáveres de los cuales 13 ya han sido identificados.

 

“Nos está costando mucho identificarlos porque algunos de los fallecidos perdieron sus facciones o las huellas digitales. Vamos tener que recurrir a otros métodos antropológicos y si es posible tomar muestras de ADN para identificarlos”, explicó García.

 

Entre las personas heridas se encuentran 12 niños, cuatro con quemaduras de tercer grado que obligó a las autoridades a su traslado al Hospital Roosevelt, de la capital.

 

Las autoridades anunciaron que toda Guatemala fue declarada en alerta naranja (prevención), mientras que los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez, donde su ubica el volcán de Fuego, están en alerta roja.

 

Además, hay un indeterminado número de desaparecidos y 3.100 han sido evacuados.

 

La nueva y fuerte erupción, la segunda del año, del volcán de Fuego inició este domingo con explosiones y provocando una columna de ceniza de más de 11 kilómetros sobre el nivel del mar.

 

El coloso, de 3.763 metros de altura, se ubica entre los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez, a 50 kilómetros al oeste de la capital.

 

El presidente Morales anunció que sus homólogos de México, Enrique Peña Nieto; de Honduras, Juan Orlando Hernández y de El Salvador, Salvador Sánchez, le expresaron su solidaridad y le ofrecieron ayuda.

 

También dijo que convocó para esta noche a un Gabinete de Ministros para evaluar si se declara un estado de calamidad en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango por el desastre.

 

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) recomendó a la población que vive en los alrededores del volcán que cubra los alimentos y recipientes donde almacenan agua para consumo humano, para evitar cualquier contaminación.

 

Por la erupción, según la Unidad de Prevención de Volcanes (UPV), se observaron pequeñas avalanchas y flujos piroclásticos que descienden por las barrancas Las Lajas y Onda.

 

“Esta es la erupción más grande desde 1974, hemos tenido erupciones constantes pero no de esta dimensión, en esta han descendido hasta ocho kilómetros de lava de gran magnitud”, dijo Gustavo Chigna, experto del Instituto Nacional de Sismología y Vulcanología a medios locales.

 

“La erupción continúa, se mantiene y la actividad se puede mantener por algunas horas más, y entrando la noche será sumamente peligroso, porque no hay forma de evacuar o mirar los caminos”, alertó.

 

En su primera erupción del año, el pasado 1 de febrero, el volcán estuvo 20 horas en actividad, tiempo durante el cual expulsó flujos de lava y causó actividad sísmica y explosiones.

 

En esa ocasión la caída de ceniza afectó a las comunidades de Santa Sofía, Morelia, El Porvenir, Finca Palo Verde, Sangre de Cristo, San Pedro Yepocapa, Panimaché 1 y 2, Alotenango, Ciudad Vieja y La Antigua Guatemala.

 

Autoridades de aeronáutica civil de Guatemala informaron del cierre del Aeropuerto Internacional La Aurora, el más grande del país, por la presencia de ceniza volcánica.