Así lo confirmó el ministro de Defensa ruso, Sergei Rudskoi. Israel teme que este sistema obstaculice sus ataques aéreos contra posiciones militares sirias.

Cada vez es mayor la cooperación militar de Rusia con el régimen sirio. Como parte de su colaboración con el dictador Bashar al Assad, Moscú planea entregar a Damasco su avanzado sistema de defensa antimisiles S-300.

 

El ministro de Defensa ruso, Sergei Rudskoi, fue el encargado de confirmar la información, que ha generado una fuerte tensión entre Rusia e Israel.

 

Israel teme que el S-300 obstaculice su capacidad de atacar posiciones militares en Siria, según consigna The Jerusalem Post. Desde hace tiempo el gobierno responsabiliza a la dictadura de Al Assad por el fuego perdido que cae en territorio israelí.

 

También crece el temor de que el régimen iraní, uno de los principales aliados de Siria, fortalezca su presencia en la frontera con Israel.

 

“Los expertos rusos continuarán entrenando a los militares sirios, particularmente enseñándoles a usar los nuevos sistemas de defensa antimisiles que se planean entregar a Siria en el futuro cercano”, manifestó Rudskoi, según la agencia de noticias rusa TASS.

 

“Este es de lejos el sistema de armas más avanzado en defensa aérea en manos sirias hasta ahora”, reconoció el general israelí Assaf Orion.

 

“No puedo descartar golpearlos [a los sistemas S-300] en algún momento … así que no se puede decir que estén totalmente fuera del libro de opciones israelí, y mucho depende del nivel estratégico”, agregó.

 

Orion es el ex jefe de la División Estratégica de la Fuerza de Defensa de Israel (FDI) y miembro principal del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional.

 

No obstante, el embajador ruso en Israel minimizó las tensiones entre los países por los ataques israelíes en Siria y dijo que no fueron la razón por la que Moscú propuso el suministro de un sistema avanzado de defensa aérea a Damasco.

 

“Si alguien dispara contra nuestros aviones, los destruiremos”, advirtió el martes el ministro de Defensa israelí, Avigdor Liberman.