Emmanuel Ioselli, el joven que hace algunos años filtró fotos de famosas, dijo que fue “el nexo” entre la persona que quería vender el supuesto material íntimo de Lucía Celasco y el periodista Pablo Silva.

El entorno de Susana Giménez está atravesando un momento muy difícil. El periodista Pablo Silva se comunicó hace unos días con la producción del programa de la diva y les dijo que el viernes pasado había recibido la llamada de “un personaje mediático” que le contó que posee videos íntimos de Lucía Celasco, nieta de la conductora. El hombre fue imputado por “extorsión” y la UFI 15 de La Plata, a cargo del fiscal Jorge Paolini, está investigando el caso.

 

Camus Hacker, el joven que se hizo conocido a principios de 2014 por haber difundido fotos privadas de famosas -entre ellas Coki Ramírez, Vero Lozano y Fátima Florez-, estuvo en el programa Confrontados y contó que fue él quien llamó a Silva para comunicarle sobre la existencia de los videos de Celasco. Pero, según su testimonio, él no la hackeó e, incluso, nunca vio ni sabe si realmente existe el material, sino que actuó de “nexo” entre la persona que lo posee y Silva.

Camus Hacker y su abogado, José España, en “Confrontados”

Camus Hacker y su abogado, José España, en “Confrontados”

 

“Tuve una participación en este tema. Hice de nexo o intermediario entre la persona que tenía los videos y el periodista Pablo Silva. Yo no conocía a esta persona, solo por internet. No es un hacker y no tiene que ver con el medio. Esta persona me contacta y me dice ‘vos que estuviste en el medio, ¿sabés de alguien que pueda ofertar o comprar un video?’. El primer nombre que se me ocurrió es Pablo Silva porque lo conozco desde hace años”, contó el hombre, cuyo nombre real es Emmanuel Ioselli.

 

“Le conté a Silva lo que me ofrecieron y me dijo ‘necesito saber si es verdad’. Entonces me comuniqué con la otra persona y me pasa dos capturas. Se las remito a Silva. Me dice ‘dejame ver qué puedo hacer’. Horas más tarde me dice que había un posible comprador, pactado por una cantidad de dinero”, relató.

Lucía Celasco y Susana Giménez

Lucía Celasco y Susana Giménez

 

Según sus palabras, el que tenía el material pedía 30 mil pesos y el comprador de Pablo Silva ofertó 40 mil: “El que ofrecía esa plata es un periodista, Luis Ventura. Yo me comuniqué automáticamente con mi abogado. En ningún momento extorsioné ni llamé a nadie, solo hice un nexo. No hay ningún delito mío”.

 

“No sabía qué iban a hacer con los videos. Me habían dicho que le iban a decir a Susana para que no se filtren. Pero yo no estaba hablando de dinero y no tenía ninguna ganancia. Lo hice de ingenuidad, no sabía el fin que iba a tener”, aseguró.

Lucía Celasco y Mercedes Sarrabayrouse

Lucía Celasco y Mercedes Sarrabayrouse

 

José España, abogado de Ioselli, acompañó a su cliente y explicó que no cometió delito alguno porque él no hackeó ni extorsionó: “El fiscal investiga dos delitos: el hackeo a la cuenta en la nube de la nieta de Susana o el novio, y la tentativa de extorsión. Todo es fácilmente comprobable porque fueron secuestrados los teléfonos de Silva así que de la pericia va a surgir eso. Le propuse a Emmanuel que aclare su situación, porque vender un video puede ser moralmente reprochable, pero hay conductas que son delitos, y la de él no es el caso”.

Lucía Celasco

Lucía Celasco

 

“Para hablar de delito tiene que haber una difusión. Si le vendo a un periodista un video y este periodista lo difunde, él está comiendo el delito. No sé lo que va a hacer él con ese video. Si Susana Giménez lo hubiera comprado para que no salga a la luz, es una buena utilización del material. Entonces, si Silva lo quería comprar para tenerlo ella y nadie más, no es extorsión. No sé qué hizo Silva”, explicó España.

Camus Hacker y la nieta de Susana Giménez

Camus Hacker y la nieta de Susana Giménez

 

Respecto al delito de amenazas coactivas agravadas a algunas figuras de la farándula por la difusión de material privado hace unos años, Ioselli fue condenado a tres años de prisión en suspenso: “Estoy cumpliendo con eso. Ahora soy un hacker retirado. Me han contactado de empresas, pero hoy en día un hacker como yo tiene sus pros y sus contras en una empresa. Puedo ayudarla como perjudicarla. Me siguen controlando…“.