El adolescente de 14 años, hijo de Carlos Menem y Cecilia Bolocco, es intervenido quirúrgicamente en la Clínica Las Condes, de Santiago de Chile.

El hijo menor de Carlos Menem, Máximo, es sometido desde la primera hora de este viernes a una operación donde buscan extirparle un tumor cerebral. La intervención, realizada en la Clínica Las Condes, de Santiago de Chile, demandaría unas ocho horas. La mamá del adolescentes de 14 años, Cecilia Bolocco, pidió que se realicen cadenas de oración.

 

Máximo ingresó al sanatorio en la tarde del miércoles con fuertes dolores de cabeza. Un día después, luego de un estricto hermetismo y varias versiones, la directora médica del centro, May Chomalí, informó que Máximo tiene un “tumor grande” del que se desconocen sus características, y que hacía indispensable una cirugía de urgencia.

 

Según Chomaí, se trata de “un caso complejo”, aunque ciertos aspectos le permiten ser optimista: la ubicación del tumor “es bastante positiva”, y no afecta “zonas muy relevantes, como el habla y la motricidad”. Aunque recién con los resultados de la biopsia podrán contar con mayores precisiones sobre la gravedad del cuadro. “Nos estamos jugando porque esto sea algo no tan malo… O bueno. Y que con la cirugía será suficiente”, se ilusionó la profesional.

 

Después de la incertidumbre inicial y varias comunicaciones fallidas, Carlos Menem finalmente pudo hablar con su ex mujer, según confirmó Zulemita Menem. “(Bolocco) le comentó que Máximo estaba tranquilo esperando la cirugía”, explicó la hija del senador, en diálogo con Buenos Días América, de Antonio Laje. A varias horas de haberse producido la internación de su hermano, Zulemita (quien hoy mismo viajará a Chile con su papá) había confesado estar “muy angustiada” porque la madre no le acercaba ninguna información sobre su salud.

 

Ocurre que para Bolocco aquellas horas también eran de incertidumbre. Luego llegó la noticia menos esperada. Y las cadenas de oración. Y la esperanza. También la ciencia, haciendo su imprescindible aporte. Todo en pos de Máximo, este chico de apenas 14 años cuyo bienestar se desea a uno y otro lado de la Cordillera.