Sergio Casas confía en un grupo de funcionarios. Tomó el timón del gobierno con el apoyo de ellos, entre los que figura Gastón Mercado Luna, el actual secretario general de la Gobernación. (Fuente: Eduardo Nelson German)

Casas sintió el sacudón por la partida de Ricardo Guerra del Ministerio de Hacienda, ya que era la salida formal de Luis Beder Herrera del manejo de la caja del gobierno.

 

Mercado Luna se va de su oficina en la ala Norte de la Casa de Gobierno casi al último. Es el mismo despacho que ocupó Roberto Catalán en la administración de Ángel Maza y Alberto Paredes Urquiza en la Gobernación de Beder Herrera.

 

El ex diputado nacional radical quizás haya sido uno de los que más le reclamaba con su estilo al gobernador que el presidente del PJ y actual diputado nacional dejara de tener injerencia en un sector importante de la gobernación. Luego se sumaron otros y se armó la mesa chica del casismo.

 

Casas habla mucho con Mercado Luna y se rearma la estrategia de la gestión gubernamental y política. Fue fiscal de Estado de Beder Herrera, aunque no compartía la idea que los funcionarios visitaran al ex mandatario en su casa. No ocultó en decirlo y eso provocó mucho resquemor bederista.

 

Hoy Mercado Luna es más que un secretario, es el superministro, que casi todos -para no decir todos- quieren hablar con él en esta nueva etapa de gobierno.