La reunión bilateral está prevista para las 11.30. Los mandatarios firmarán una declaración conjunta para que la Argentina transfiera a Jerusalén archivos secretos sobre el Holocausto.

El presidente Mauricio Macri recibirá este martes al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quien ayer arribó a la ciudad de Buenos Aires y participó de un acto homenaje a las víctimas del atentado del 17 de marzo de 1992 contra la embajada de su país.

 

La reunión bilateral está prevista para las 11.30. Luego, ambos brindarán una declaración conjunta en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. Más tarde, el Presidente ofrecerá un almuerzo en honor al Primer Ministro en el Museo de la Casa Rosada.

 

Los mandatarios firmarán hoy una declaración conjunta donde la Argentina se comprometerá a entregar en lo inmediato a Israel todos los archivos que posee la Cancillería relacionados con la época del Holocausto.

 

La entrega de este material -hasta ahora secreto- será muy relevante para la justicia de Jerusalén ya que no se descarta que allí se encuentre documentación valiosa de la colaboración que hubo del gobierno de Juan Domingo Perón con el régimen nazi de Adolf Hitler, sobre todo después de la caída de Alemania en 1945 y la huida a Buenos Aires de muchos jerarcas del nazismo amparados por el gobierno argentino de ese entonces.

 

Ayer, en el acto que se realizó en el auditorio de la AMIA, Netanyahu responsabilizó al régimen de Teherán por los ataques contra la AMIA y la Embajada de Israel. “Conozco el horror y sé lo que es perder a un ser querido en la guerra contra el terror”, dijo, hablando de su hermano muerto en combate. Y empatizó enseguida con la audiencia que colmaba el auditorio al decir que “lloramos junto a ustedes”.

 

Sin vueltas, dijo “Irán alienta el terror en todo el mundo” y “los dos atentados fueron realizados por Irán, a través de Hezbollah”. Y después de agradecer a Mauricio Macri por su decisión de buscar a los culpables, pidió “culpar a Irán, para que se haga responsable de lo que hizo”.

 

Los jefes de Estado se conocieron el 18 de junio de 2014, cuando el por entonces mandatario porteño viajó a un encuentro con los alcaldes de Tel Aviv y Nir Barkat y buscó reunirse con Netanyahu para expresarle su oposición al memorándum de entendimiento con Irán que Cristina Kirchner impulsó. Al salir, definió a Israel como “un claro ejemplo de una sociedad integrada”.

 

Después, se volvieron a ver en enero de 2016 en Davos, cuando Netanyahu lo felicitó por la victoria electoral y se comprometió a visitar la Argentina, a la que vino no oficialmente, en algún momento de su juventud, para realizar alguna acción contraterrorista en tiempos en que era comando de la unidad de élite Sayeret Matkal.