Lo anunció Evolución Radical luego de que José Luis Ramón expresara públicamente que modificó su postura.

“Nos parece que la manera en que se ha comportado no está a la altura del debate ni de los estándares que pretendemos para nuestro espacio”, dijeron a través de un comunicado.

 

Falta un día para que la Cámara de Diputados debata el proyecto de legalización del aborto. Se cree que la votación será la más ajustada de los últimos años y por eso en la previa, que estuvo y continúa cargada de tensión y presiones, la opinión de cada legislador sobre la iniciativa cobra un valor especial.

 

En este contexto llamó la atención el caso del diputado mendocino José Luis Ramón (Partido Intransigente), quien originalmente se había mostrado en contra del proyecto, luego -hace tres días- anunció que estaba a favor, y ayer, a través de un video, anticipó que se pronunciará en forma negativa en el recinto.

 

“El próximo miércoles en la Cámara de Diputados en el momento que tenga que votar lo voy a hacer en contra del proyecto que despenaliza el aborto. Y, repito, lo voy a hacer en contra y desprendido de cualquier presión, de un lado o del otro. Yo no soy el centro de esta discusión, es la vida”, anunció.

 

Su opinión no cayó bien en el bloque Evolución Radical, que en cuestión de horas resolvió apartar a Ramón del Interbloque Socialdemócrata, integrado por el espacio de Lousteau y el Partido Intransigente. “Ya no participaremos de ningún interbloque con el diputado Ramón”, expresa un comunicado que firmaron el ex embajador en Estados Unidos, Carla Carrizo y Teresa Villavicencio.

 

“Todos tenemos derecho a tener una opinión y también a cambiarla, así en la vida como en la política —reza el texto—. Pero en el caso de los que representamos a otros debemos ser muy cuidadosos al expresarnos públicamente, más aún en temas tan sensibles. Resulta claro que, habiendo tanto en juego, hay presiones. De un lado y del otro. Y los diputados no son ajenos a las mismas”.

 

Y agrega: “Esperamos que el diputado Ramón no haya tomado su decisión influenciado por estas presiones o, peor aún, como fruto de la especulación política. Cualquiera sea su motivo, nos parece que la manera en que se ha comportado no está a la altura del debate ni de los estándares que pretendemos para nuestro espacio por lo que ya no participaremos de ningún interbloque con el diputado Ramón”.

 

El comunicado completo:

Hace unas horas nos enteramos de que el diputado José Luis Ramón del Bloque Partido Intransigente de Mendoza modificó la postura que había hecho pública respecto del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. Estamos negativamente sorprendidos porque, tal como él mismo había manifestado en un comunicado personal en favor de la legalización, sus “obligaciones públicas como diputado (lo) habían hecho reflexionar a diagnosticar el tema en profundidad”.

 

Tanto en dicho comunicado como en una entrevista en el diario Clarín expresó que el proyecto que se discutirá en el recinto, con los cambios incorporados, contemplaban las cuestiones que a él le preocupaban; y que este era un tema de salud pública y de justicia social. Y culminaba expresando “la necesidad de afrontar la cuestión y legalizar definitivamente el aborto, ya que el flagelo de la clandestinidad y sus consecuencias alcanzan a un colectivo muy grande de personas en nuestra sociedad. Considero que es mi deber en ejercicio de la función pública actuar conforme lo necesita nuestra Argentina y los votantes que represento”.

 

Todos tenemos derecho a tener una opinión y también a cambiarla, así en la vida como en la política. Pero en el caso de los que representamos a otros debemos ser muy cuidadosos al expresarnos públicamente, más aún en temas tan sensibles. Resulta claro que, habiendo tanto en juego, hay presiones. De un lado y del otro. Y los diputados no son ajenos a las mismas. Esperamos que el diputado Ramón no haya tomado su decisión influenciado por estas presiones o, peor aún, como fruto de la especulación política. Cualquiera sea su motivo, nos parece que la manera en que se ha comportado no está a la altura del debate ni de los estándares que pretendemos para nuestro espacio por lo que ya no participaremos de ningún interbloque con el diputado Ramón.

 

Desde Evolución Radical seguimos y seguiremos trabajando intensamente para la sanción del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. Nos parece una sinrazón y una hipocresía que las mujeres sean criminalizarlas por realizarse un aborto. Tal como lo demuestran las estadísticas, la clandestinidad provoca además un importante problema de salud pública que quienes se oponen no explican cómo abordar. Y consideramos absolutamente inapropiado que, frente la traumática decisión de si recurrir o no a un aborto (con sus múltiples consecuencias cualquiera sea el camino elegido), algunos piensen que pueden decidir por las mujeres. Nosotros confiamos en ellas para decidir, y creemos que el Estado debe estar, si así se lo requiere, para poner a disposición un procedimiento legal, seguro y gratuito.