Mauricio Macri se reunión con los gobernadores del peronismo dialoguista, en la Casa Rosada para explicarles las condiciones del pedido de ayuda al FMI .

A la vez que trataron el recorte en la obra pública que implica el ajuste anunciado por el ejecutivo nacional y las consecuencia de la ley que limita el tarifazo y que ayer obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados.

 

Del encuentro participaron los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Domingo Peppo (Chaco); y los funcionarios, Marcos Peña, jefe de Gabinete de la Nación, y Rogelio Frigerio, ministro del Interior.

 

La cumbre se realizó luego de que el presidente Mauricio Macri encabezara en Ezeiza el proceso de incineración de droga incautada por las fuerzas federales. Allí, el mandatario pidió limitar las críticas al acuerdo del FMI y reducir la conflictividad política, lo que habría aceptado por los gobernadores, y quienes pese a haber estados ausentes en el cónclave de hoy, están en la misma línea: Juan Manuel Urtubey (Salta) y Roxana Bertone (Tierra del Fuego).

 

Desde la Casa Rosda manifestaron conformidad por la predisposición de los caciques peronistas, quienes no obstante mantienen su preocupación por como podría afectar a las cuentas provinciales el acuerdo con el Fondo, como así también por el impacto del recorte en la obra pública.

 

No obstante, si bien los gobernadores se fueron sin realizar declaraciones a la prensa, se supo que habría una base de acuerdo para acompañar Mauricio Macri, en líneas generales, con el acuerdo con el FMI, como una forma de intentar contener la profundización de una crisis que arrastraría sus propias administraciones provinciales.