Desde el pabellón donde está detenido, el dirigente piquetero volvió a pedir “llevar la protesta social a las calles”.

Hace casi 40 días que está detenido en la cárcel de Marcos Paz acusado por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA a través de la firma del Memorándum con Irán. Desde el patio donde hace tareas comunitarias y juega al fútbol con el resto de los reclusos, el dirigente piquetero Luis D’Elía presagió una salida anticipada del presidente antes de que termine el mandato.

 

“Hay que poner la protesta social en las calles; hay que conseguir que renuncie, que se vaya. Eso no es un golpe. Pedir la renuncia de alguien no es un acto sedicioso. Yo no lo deseo, va a pasar: Macri no va a terminar su mandato”, dijo el piquetero en diálogo con Ernesto Tenembaum en Radio Con Vos 89.9 desde el panel.

 

Aseguró que si bien el presidente Macri ganó las elecciones legislativas en octubre, el descontento social quedó manifiesto en “el diciembre que tuvimos”. “Los que salieron a cacerolear hace unos días eran los votantes de Macri, no los nuestros”, enfatizó.

 

El piquetero dijo que se encuentra de muy buen ánimo y que para él su paso por la cárcel es como un retiro espiritual. Sin embargo, reiteró que es un preso político. “Yo no estoy preso por corrupción ni nada por el estilo, estoy preso en Marcos Paz por una arbitrariedad política brutal”, denunció.

 

Junto a otros 50 presos, D’Elía relató que lo que allí se vive “es similar a lo que sucede en cualquier barrio humilde del conurbano”. “Acá hay personajes e historias similares; pero yo tengo la sensación de que los verdaderos delincuentes no están en la cárcel. Acá hay gente presa por robar una rueda de auto, una bicicleta. La cárcel es para los pobres. Los chorros de este país están en ‘Narcodelta’ y no acá”, agregó.

 

El piquetero contó que en su pabellón cocina y lava los platos como cualquiera de los otros presos. “Yo vivo en un pabellón común, haciendo tareas comunes, con presos comunes. A (Julio) De Vido me lo crucé una vez y de lejos lo saludé, pero no está donde estoy yo”, contó.

 

El dirigente kirchnerista indicó que hace casi 40 días que está preso y que pasó “dos fechas complicadas como la Navidad y el Fin de Año”.

 

“Trato de mirar el mundo de la cárcel con el corazón; qué bueno sería que la clase dirigente argentina pudiera estar una semana presa para entender lo que es”, agregó.

 

Detenido por participar en el encubrimiento a los iraníes acusados de participar del atentado a la sede porteña de la AMIA en 1994, D’Elía aseguró: “Estoy acá por un memorándum que nunca firmé ni voté. Soy un preso político”.

 

En este marco, esta semana el juez federal Sergio Torres rechazó un nuevo planteo de la defensa del piquetero para ser excarcelado. Este rechazo podrá ser apelado ante la Cámara Federal porteña.