El italiano declaró en más de una ocasión que soñaba con vestir la camiseta azul y oro en algún momento de su carrera.

Y, sobre el cierre, parece que se dará el gran gusto.

 

Lo que parecía imposible, hoy está a punto de cerrarse. Resta solamente una reunión con Nicolás Burdisso para que Daniele De Rossi se convierta en nuevo jugador de Boca. Lo que anheló desde hace años, pese a ser un futbolista emblemático e ídolo de la Roma, se hará realidad este semestre.

 

El mediocampista italiano que acaba de desvincularse de la Loba tendría prácticamente todo resuelto para militar los próximos ocho meses en el Xeneize. Así, jugaría Superliga y Copa Libertadores, además de sentir la adrenalina de jugar en el fútbol sudamericano y precisamente en uno de los equipos más grandes del continente.

 

En más de una oportunidad, el campeón del mundo con Italia (Mundial de Alemania 2006) declaró su simpatía por los colores boquenses. Y uno de sus dichos más resonantes fueron en una entrevista realizada después de disputar un encuentro por Champions League.

 

“¿Boca o River? No, no es lo mismo. Fantaseando un poco… Yo soy hincha de la Roma desde siempre, mi corazón es de la Roma. Pero me gusta muchísimo Boca desde chico por Maradona”. De Rossi nació en el año 83, dos años después de que Diego cumpliera su primer ciclo en el Xeneize antes de ser transferido al Barcelona español. Sin embargo, cuando tenía 12 años pudo ver en vivo -por televisión- el retorno del Diez a la Bombonera.

 

El Pelusa es uno de los motivos que contagiaron la pasión xeneize a Daniele, pero no el único. “El estadio, me enamoré del estadio”, mencionó también el italiano que cumplirá 36 años la semana próxima. La cancha de Boca es un mito en el mundo del fútbol y De Rossi siempre se imaginío subiendo por las escaleras del túnel y sintiendo “el placer” de ser recibido por “La 12″ en el campo de juego.

 

Y el tercer punto, que viene de la mano con el escenario donde probablemente sea presentado en los próximos días, va de la mano: “La pasión de los hinchas”. De Rossi nunca dejó de maravillarse con el calor y color que proponen los fanáticos xeneizes en cada partido. Desde el día que vio a Diego Maradona hasta hoy. De hecho el argentino Diego Perotti, quien compartió plantel con él en la Roma, ha revelado que a menudo veía videos y cantaba las canciones de la hinchada en Italia.

 

“Si pienso en un futuro no estar en la Roma, en una experiencia diferente, me gustaría ir a América”. Y parece ser que De Rossi ya eligió.