Hay cinco dirigentes, con diferentes perfiles, que fueron evaluados como posibles candidatos.

Comenzó, después del feriado lluvioso, el tiempo de descuento para definir las listas de candidatos que deben presentarse ante la justicia electoral el próximo sábado 22 de junio. Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey llevan poco tiempo como compañeros de fórmula pero deben apresurar la definición de las candidaturas frente a los límites que les marca el calendario electoral.

 

Uno de los lugares claves es la candidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires. Es un distrito decisivo en el que las fórmulas de los dos principales contrincantes están definidas. Por el oficialismo competirán María Eugenia Vidal y Daniel Salvador, mientras que por el kirchnerismo se presentarán Axel Kicillof y Verónica Magario. La tercera vía aún no tiene un nombre propio que ocupe ese puesto.

 

En el poroteo que hicieron dentro de Consenso Federal, el espacio que surgió como fusión del acuerdo entre el gobernador de Salta y el ex ministro de Economía, hay cinco dirigentes, con diferentes perfiles, que fueron evaluados como posibles candidatos. Todos fueron sondeados en los últimos días.

 

Luego de que se cerrara la alianza entre Lavagna y Urtubey surgió un rumor inmediato sobre una posible postulación de Graciela Camaño a la gobernación. La diputada nacional tomó distancia del Frente Renovador, que acompañó en su mayoría la decisión de Massa de acordar con el kirchnerismo, y fomentó la negociación entre los dos precandidatos presidenciales para que lograran unirse en una misma fórmula.

 

Camaño fue determinante en el acuerdo para que la tercera vía sobreviviera frente a la extrema polarización que existe en el escenario político actual. En el nuevo espacio, en un primer momento, pensaron que podía ser una alternativa. Sin embargo, fue la propia legisladora la que descartó ocupar ese lugar. No quiere ser candidata a gobernadora.

 

El primer lugar para la lista de diputados por Buenos Aires también parece tener el nombre de Camaño. Dentro de Consenso Federal se la imaginan encabezando la boleta. Es una dirigente peronista con historia que, en reiteradas oportunidades, ha marcado sus diferencias con el kirchnerismo. Además, tiene experiencia y voz de mando en la Cámara baja, donde aún tiene mandato.

 

Más allá de los puestos que le busquen o en los que pueda encajar su nombre, Camaño no está desesperada por tener un lugar en el armado de listas. Está decidida a apoyar la causa pero no pide un lugar a cambio. En definitiva, se mantuvo dentro de la tercera fuerza, donde quería estar para respaldar un proyecto antigrieta.

 

Otro de los nombres que surgió fue el de Margarita Stolbizer. La líder del GEN respaldó la candidatura de Lavagna desde el inicio y fue otra de las dirigentes que trabajó para acercar posiciones entre el economista y el gobernador salteño. Pero la ex legisladora tampoco quiere ocupar ese lugar. Ya tiene definido que no competirá por la gobernación.

 

En cambio, Stolbizer podría ocupar los primeros escalones de la lista de diputados por Buenos Aires. Aceptaría encabezar la lista para darle, desde su lugar, una identidad progresista al espacio. Pero las negociaciones aún no arrancaron. No hay candidaturas confirmadas ni lugares reservados.

 

En la lista de diputados también tienen que definir qué espacio tendrá el sindicalismo y si Marco Lavagna ocupará un lugar en uno de los escalones. El economista aún no definió si competirá para jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires o si buscará renovar su mandato en la Cámara de Diputados.

 

El nombre que aparece con mayores posibilidades para ser candidato a gobernador es el de Eduardo “Bali” Bucca. El ex intendente de Bolívar y actual diputado nacional se acercó al espacio de Lavagna cuando el economista decidió avanzar con su proyecto político. Mantiene un buen vínculo con Urtubey y trabajó desde el inicio en la construcción de Alternativa Federal.

 

Bucca es un amigo de mucha confianza de Marcelo Tinelli y fue uno de los nexos entre el conductor y los intendentes del conurbano en los últimos meses, cuando Tinelli coqueteó con volcarse a la política y manifestó su simpatía por un esquema electoral que no esté compuesto ni por Cambiemos ni por el kirchnerismo.

 

Ingresó al Congreso en el 2017 encabezando la lista de diputados de Cumplir, el espacio que creó Florencio Randazzo, dirigente con el que mantiene diálogo fluido. Actualmente forma parte del Bloque Justicialista en la Cámara baja.

 

El diputado bolivarense es uno de los nombres en los que tanto Lavagna como Urtubey coinciden que podría ser un buen candidato para la provincia. Entienden que es una cara nueva, que simboliza una renovación y que se mantiene dentro del peronismo federal que marcó distancia del kirchnerismo en los últimos años. El nombre de Bucca tiene consenso dentro del espacio.

 

En la lista de posibles candidatos también están anotados la ex senadora María Laura Leguizamón y el neurólogo Facundo Manes, con el que el equipo de Lavagna mantiene contacto desde hace tiempo y están esperando una respuesta para saber si, finalmente, formará parte del espacio y si está dispuesto a ocupar algún lugar en la nómina de candidatos.

 

Lavagna y Urtubey concentrarán la mayor parte de la negociación entre este martes y el miércoles. Además de los puestos claves, tienen definido que presentarán candidatos a intendente en los 135 distritos que tiene la provincia de Buenos Aires y una lista de legisladores nacionales en cada una de las provincias argentinas. El armado será completo. Están dispuestos a dar la pelea pese a la asfixiante polarización.