Se presentó como candidato a la gobernación en tres oportunidades, en la última salió vencedor tras imponerse en toda la provincia por una amplia mayoría de votos. El 10 de diciembre de este año, asumió formalmente como gobernador de La Rioja. (Fuente: El Independiente)

Ricardo Clemente Quintela es un hombre que desde muy temprana edad comenzó a militar en las filas del peronismo. Fue designado para ocupar distintos cargos en la función pública; elegido con el voto popular para ocupar una banca en la Cámara Baja Nacional y Provincial; y recibir la confianza de los capitalinos que lo nombraron intendente durante tres períodos.

 

Quintela, nació en La Rioja el 16 de marzo de 1960. Es papá de cinco hijos: Emilse, Christian, Exequiel, Jerónimo y Guadalupe y abuelo de nueve nietos.

 

Desde muy joven comenzó a militar en la Juventud Peronista donde fue secretario de Deportes en 1983 y tres años después fue elegido como presidente de la Juventud Peronista por el Departamento Capital. En 1987 asumió como subsecretario de la Juventud en el Gobierno de la Provincia de La Rioja. Al año siguiente recibió el apoyo para ocupar la presidencia provincial de la JP y ya para 1989 había asumido como director Nacional de Juventud.

 

En 1991 fue elegido nuevamente para formar parte del Gobierno Provincial como secretario de Asuntos del Interior.

 

Desde sus inicios en la JP recorrió cada barrio de la ciudad y visitó el interior de la provincia donde tomó contacto con la gente, con su realidad y sus necesidades las que fue haciendo propias.

 

Entre 1993 y 1997 asumió su primer cargo electivo ya que fue elegido para representar al Departamento Capital por un período de cuatro años en la Legislatura Provincial. Al final de su mandato le confiaron una vez más su voto para representar a La Rioja en la Cámara Baja Nacional, cargo que ocupó hasta 2003 porque fue reelecto en una oportunidad.

 

En su rol de legislador trabajó siempre por representar de la mejor manera al pueblo riojano, por defender sus derechos y para que La Rioja tenga más y mejores oportunidades, no para unos pocos sino para todos y todas.

 

En 2003 fue honrado por los capitalinos como intendente, tarea que desempeñó por 12 años hasta 2015. En su paso por la Municipalidad hizo numerosas cosas, sin dudas faltó mucho por hacer pero trabajó fuertemente por el desarrollo y el embellecimiento de la Ciudad. Aunque las circunstancias muchas veces le fueron adversas avanzó en acciones que no son de competencia exclusiva del Estado Municipal pero de las que estuvo convencido debía ocuparse como fue educación, salud, viviendas, transporte público urbano de pasajeros. Fue el principal defensor y promotor del Boleto Estudiantil Gratuito y de la Ley de Coparticipación Municipal. En todas esas luchas siempre contó con el acompañamiento del empleado municipal. Como titular del Palacio Juan Ramírez de Velasco, tuvo como prioridad a los trabajadores defendiendo su fuente laboral de la que dependen muchas familias.

 

En 2017 asumió nuevamente como legislador provincial labor que desempeñó hasta el 5 de diciembre oportunidad en la que se despidió de su cargo para asumir como gobernador de La Rioja.

 

Unidad y bien común

A nivel nacional, Alberto Fernández y Cristina Fernández encabezaban la lista del Frente de Todos para los cargos de presidente y vicepresidenta. Las expectativas en la provincia por conocer quiénes serían los elegidos como representantes a nivel provincial eran muy altas, especialmente porque se vendría un arduo trabajo para contribuir a poner a la Argentina de pie y potenciar el desarrollo de La Rioja, que como el resto del país se vio perjudicada por las medidas llevadas adelante por el gobierno del ex presidente Mauricio Macri.

 

Después de muchas conversaciones entre las compañeras y compañeros justicialistas y otros partidos que se sumaron para hacer su aporte anteponiendo el bienestar de la gente, se logró alcanzar el tan deseado consenso para conformar una lista única por el Frente de Todos que fue anunciada a fines de agosto: Ricardo Quintela y Florencia López serían los candidatos del oficialismo para pelear por el cargo de gobernador y vicegobernadora.

 

Fue una campaña corta pero intensa, teniendo en cuenta que duró apenas poco más de dos meses. En ese tiempo se recorrió palmo a palmo la provincia llevando un mensaje esperanzador y la promesa de que gobernarían con todos y para todos con una mirada especial en los sectores más vulnerables.

 

Los puntos sobre los que se hizo más hincapié fueron la necesidad de encender la economía “poniendo plata en el bolsillo de la gente” para incentivar el consumo y que esto fomente a su vez la producción de bienes y servicios. Además se habló de Emergencia Alimentaria, Emergencia Laboral, Emergencia Habitacional y Emergencia de Servicios.

 

En el primer caso el compromiso fue particularmente con los niños y adultos mayores, con la necesidad de que “no falte un plato de comida en la mesa” y que esos alimentos tengan los nutrientes adecuados. Generar fuentes de trabajo y conservar las existentes fue otra medida a llevar adelante así como gestionar la construcción no sólo de casas sino de hogares para que las familias riojanas puedan desarrollarse y gozar de una mejor calidad de vida. Finalmente se habían anunciado medidas para frenar la creciente deuda que los usuarios domiciliarios de energía eléctrica venían padeciendo luego de la abrupta suba de tarifas.

 

Las elecciones se desarrollaron con normalidad el domingo 27 de octubre, oportunidad en la que los riojanos y riojanas eligieron a través del voto a Ricardo Quintela y Florencia López para conducir en los próximos cuatro años los destinos de la provincia de La Rioja.

 

Un oído en el pueblo

La Sesión Especial de la Cámara de Diputados en la que Ricardo Quintela se convertiría formalmente en el gobernador de los riojanos, tuvo lugar el 10 de diciembre en el Superdomo con capacidad para unas 12 mil personas. Como no había sucedido antes, el estadio vio colmada su capacidad por millares de familias que se acercaron a vivir una verdadera fiesta popular de la democracia.

 

Ricardo Quintela, al dirigirse al Pueblo por primera vez, puso en primer plano la identidad del proyecto que encabeza. La unidad nacional, popular y latinoamericana, al federalismo; la doctrina de la Justicia Social y el humanismo como práctica política para la inclusión, serían el sustrato sobre el que haría germinar un gobierno para todos.

 

El nuevo gobernador evocó como guías para el camino que empezaría a transitar, los nombres y las virtudes de caudillos y lideresas que habitaron esta tierra. Facundo, el Chacho, Victoria Romero, Felipe Varela y Rosarito Vera Peñaloza, son el ejemplo a seguir.

 

Pero viniéndose más acá en la historia riojana, también evocó la memoria de Angelelli, como fuente de fortaleza y discernimiento para sostener su gobierno en la opción por los pobres. “Quiero que me guíen la fe, el amor y la opción por los pobres de Enrique Angelelli, de quien tomo y hago propia su frase y su acción: ‘con un oído en el pueblo y otro en el Evangelio’”. Así ratificó Ricardo Quintela, la inscripción que lleva su bastón de mando. Se trata de un fuerte compromiso surgido de la convicción de que las principales respuestas a los problemas de la sociedad se encuentran en el Pueblo y en la profundidad de su identidad.

 

Sus anuncios apuntaron a garantizar lo fundamental de una democracia: alimentos, salud, educación, vivienda y servicios. Un proyecto de provincia Federal en el contexto de proyecto de país federal. Los detalles empezarían a abrirse paso en muy poco tiempo.

 

En los primeros días de gobierno se pudo apreciar que no quedaría solo en lo discursivo sino que sería el verdadero norte de una gestión a poco de asumir se puso en marcha. Se crearon los Ministerios de Agua y Energía; de Turismo y Culturas; de Vivienda, Tierras y Hábitat; la Secretaría de la Mujer y Géneros, abriendo el espacio hacía un gobierno inclusivo y con perspectiva de género. Además los diputados declararon la Ley de Emergencia; el Gobierno de la Provincia anunció un régimen de moratoria para aquellos usuarios que adeudan dos boletas y la reestructuración del esquema tarifario (incluye beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, y quienes perciban la Jubilación Mínima). Se ampliaron los beneficios del Te Súper Banco para estas fiestas de fin de año; Te Súper Cuida beneficiando en la compra de remedios a titulares jubilados; y Te Súper Banco Bares que incluye descuentos de hasta 30% en restaurantes y bares adheridos. De igual manera, el gobernador Ricardo Quintela, se reunió con funcionarios del gabinete nacional para avanzar en políticas públicas que permitan el desarrollo de la provincia así como de potenciales inversores del ámbito privado.

 

Son pocos, muy pocos días de gobierno pero los suficientes para dejar demostrado que hay capacidad de gestión y una convicción férrea de que “vinimos para ser mejores”. Con el compromiso y el esfuerzo de todos y todas, una Rioja mejor será posible.