Kily González, ex volante de la Selección Nacional, aseguró que “va por la gloria”.

Y habló sobre la posibilidad de la vuelta de Ángel Di María.

 

Rosario Central presentó a Kily González como director técnico. El ex jugador habló por primera vez este miércoles después de firmar su contrato y anticipó en la conferencia de prensa que será la cara visible de un “proyecto integral” en lo futbolístico.

 

“No hay excusas, vamos por la gloria“, sentenció el ex Boca Juniors, Valencia e Inter de Milán a la hora de despejar las dudas sobre sus objetivos como parte del plan del club con nuevo foco en las divisiones inferiores.

 

A los 45 años, el entrenador que pasó dos temporadas de trabajo a cargo de la reserva auriazul prometió “trabajo” y dijo que quiere un “Central unido”. Sobre lo que viene, anticipó que con sus colaboradores van a “dejar el corazón” y argumentó: “Tengo bien claro lo que quiere la gente y es lo que vamos a transmitir”.

 

“Es un momento de los que uno siempre soñó. No hay muchas palabras que describan lo que realmente siento por dentro, lo que sienten mis compañeros”, manifestó el flamante DT. Así ponderó además la incorporación de Horacio Carbonari y Diego Ordóñez para completar su equipo de trabajo con quienes también compartió la primera parte de su carrera como jugador.

 

Al margen de las cuestiones inmediatas, González aseguró que Ángel Di María “quiere volver al club y lo va a hacer”, algo el propio DT experimentó en 2006 al regresar de Europa. “Hablo continuamente y él ama el club. Todos los allegados te dicen que uno está loco, pero el amor por Central no se entiende”, acotó.

 

En el primer tramo de la conferencia de prensa que se organizó en la ciudad deportiva de Granadero Baigorria luego del anuncio oficial, el presidente Rodolfo Di Pollina subrayó que es el “momento de apostar a un proyecto con ADN canalla”. A esto agregó que el Kily es un referente en esa búsqueda y consideró que “hay pocos en el futbol mundial con sus características”.