La esposa del candidato presidencial Daniel Scioli asistió a la 7ª edición de Mujeres que Inspiran, un encuentro de compromiso social organizado en La Rural por la diseñadora María Cher.

Allí, habló del incremento de casos de femicidio y de las políticas que implementará su marido.

 

Karina Rabolini no faltó al séptimo evento de Mujeres Que Inspiran (MQI) en La Rural, un encuentro de compromiso social organizado por la diseñadora María Cher en el que se debatieron temáticas que afectan cotidianamente a las mujeres reales. Respecto de los nueve femicidios ocurridos esta última semana y con una nueva marcha #NiUnaMenos en camino, la esposa del candidato presidencial Daniel Scioli le dijo a Infobae que “todavía hay muchas mujeres que creen que los hombres tienen derecho a golpearlas”.

 

“El incremento de femicidios y casos de violencia de género es algo que nos preocupa a todos y no solamente en Argentina, en el mundo. Cada vez los medios muestran más lo que está pasando en todos lados. De hecho, en la Provincia de Buenos Aires, Daniel (Scioli) abrió 130 comisarías de la Mujer porque ellas no se animaban a ir a hacer la denuncia a una comisaría normal. Yo no lo entendía hasta que empecé a interiorizarme en el tema, a escuchar. Me di cuenta que en la Comisaría de la Mujer, las víctimas de violencia son atendidas por mujeres y hay terapeutas especializadas, profesionales para asistir a las víctimas”, explicó la ex modelo.

 

A su vez, anticipó algunas de las medidas que asegura está llevando adelante su marido y candidato presidencial por el kirchnerismo, como la construcción de refugios en la Provincia para que “cada vez más mujeres violentadas vayan con sus hijos porque generalmente son mamás que no tienen una salida laboral, entonces se les enseña un oficio y se las ayuda a encontrar una casa para vivir lejos del agresor”, explicó. Sobre la necesidad de debatir estos temas, agregó: “Que se empiece a contar y a hablar del tema, ayuda a la concientización”.
El escenario en el que hablaron los conferencistas en La Rural.
— ¿Scioli está dispuesto a tomar medidas contra la violencia de género?
De hecho, se tomaron ya hace un tiempo cuando abrieron una Comisaría de la Mujer en cada municipio porque se advertía esta problemática. Hay que seguir construyendo más refugios y seguir trabajando en la prevención para que no se llegue a los límites adonde se ha llegado.

 

— ¿Cómo ve posicionada socialmente a la mujer actual? ¿Cree que todavía hay prejuicios?
En lo personal, como siempre trabajé en el mundo de la moda nunca lo sentí, pero reconozco que hay otros lugares donde a la mujer le sigue costando mucho esfuerzo demostrar que tiene capacidad o que puede asumir las mismas responsabilidades que el hombre.
— ¿Qué le diría a todas las argentinas?
Que sigamos trabajando por todas las cosas que faltan. Si hay algo que tiene la mujer argentina es mucho protagonismo y fortaleza, y lo ha demostrado a lo largo de la historia. La mujer es la base de la familia y la familia la base de un país. Argentina tiene que ser un país que siga estando cada vez mejor.

 

La diseñadora María Cher y Karina Rabolini
En sintonía con lo anterior, María Cher señaló que la idea de Mujeres Que Inspiran es tocar temáticas relevantes del año. “Creo que el problema de los femicidios es uno de los que mayor voz tomó y es necesario seguir haciendo foco en estos temas tan sensibles”. Por tal motivo, invitó a la conferencia a Fabiana Núñez, presidenta de la Casa del Encuentro, así como también a Mario Sebastiani, médico obstetra y director de Obstetricia en el Hospital Italiano, quien dio su postura sobre el aborto.

 

“Este año ampliamos la propuesta, incluyendo al género masculino entre estas inspiradoras historias, para crear un espacio de reflexión sobre la colaboración de lo femenino y lo masculino y plantear un nuevo paradigma integrador en nuestra cultura”, le dijo a Infobae la anfitriona. “Creemos que para poder lograr una integración entre hombre y mujer, tenemos que aceptar que esas diferencias existen, sin quedarnos sólo en lo que nuestra condición de género nos define. Es empezar a utilizar eso que nos hace únicos y distintos a cada uno -sin importar nuestra condición en favor de una mayor unión y colaboración”, sostuvo.

 

Cifras que alarman

Fabiana Tuñez, presidenta de La Casa del Encuentro, se define como “una militante de vida” y fue una de las invitadas que anoche se encargó de revelar datos preocupantes sobre víctimas de violencia de género y también de concientizar sobre la importancia de que las víctimas reconozcan las agresiones y se alejen de esas relaciones tóxicas y enfermizas. Según los datos recogidos por la ONG, en los últimos siete años 1808 mujeres fueron asesinadas por violencia de género y 2196 niños se quedaron sin madres, lo que refleja la gravedad del asunto.

 

“Él me quiere, nunca me pegó”. Esa es la frase que esta valiente mujer usó para hacer recapacitar al público del concepto distorsionado que muchos hombres y mujeres tienen del amor. “Violencia de género no es solo mujeres, sino algo que afecta a ambos sexos y como sociedad. Este sistema en el que vivimos genera una idea de amor que no es amor, sino violencia. Donde hay amor, no hay celos ni control psíquico ni económico”, argumentó.

 

Luego de contar la difícil infancia que pasó por tener labio leporino y no haber entrado en los estándares de belleza, reconoció que de chica sufrió mucho por descremación y que ver cómo su abuelo le pegaba a su abuela fue lo que la impulsó a fundar la ONG, donde trabajan más de 59 mujeres que asisten a víctimas de abusos sexuales, y violencia física y psicológica. “Lucho contra la injusticia, contra un sistema que todavía discrimina. Me conmueve la mujer que entra a nuestra ONG por las escaleras casi en posición fetal porque no puede caminar de los golpes que recibió de su ex o actual pareja. Me conmueve que la gente se movilice, se comprometa. Me rebela el drama ajeno, pero con coraje, actitud y alegría, se puede todo”, afirmó.

 

Frente al concepto ´feminismo´, reveló que le duele cuando escucha a una mujer decir “Yo soy femenina, no feminista” porque ella se siente orgullosa de serlo. De cara al público, preguntó: “¿Cuál es el miedo de ser feminista? El feminismo es amor, lucha, encuentros de varones y mujeres para luchar por un mundo de iguales. ¿Quién de todas las personas que están aquí presentes está a favor de la trata de personas, la violencia física, los abusos sexuales y las muertes? ¿Nadie? Entonces somos todos feministas”, reflexionó dejando un silencio en la sala. Y continuó: “El término feminismo todavía genera resquemores porque da a pensar en la falta de derechos, cuando en realidad es estar a favor de la vida y la igualdad de derechos. Debemos generar el cuidado amoroso de todas las mujeres que están vulnerables. Varones y mujeres deben unirse en esta lucha. De la violencia se puede salir, pero no solas. Si estamos juntos podemos cambiar la historia, pero aún falta mucho”, concluyó entre aplausos.

 

Un aborto por nacimiento

Mario Sebastiani es médico obstetra y director de Obstetricia en el Hospital Italiano, pero también defensor de la legalización del aborto. Durante su conferencia en los encuentros MQI de María Cher reveló que se calcula un aborto realizado por cada nacimiento en el mundo. Sus décadas de trayectoria le demostraron que hay muchos tabúes sobre el tema cuando en realidad -para él- simplificaría muchas cosas. El 70% de los embarazos -dijo- son no planificados, lo que no quiere decir que no sean deseados. Miles de chicas mueren como consecuencia de las prácticas clandestinas y se calcula que en el mundo hay un aborto por nacimiento.

 

Para el médico, la llegada de un hijo es un regalo, pero reveló que suele preguntarle a sus pacientes: “¿Realmente en tu vida es un regalo o una condena? Porque este regalo que te da la vida es de tiempo completo, para siempre”. Con eso quiso graficar que ser padres no es concebir un hijo y traerlo al mundo, sino que lo será para toda la vida. Además, contó que una de cada dos camas de ginecología está ocupada por personas con enfermedades como endometriosis que hasta podrían evitarse con la interrupción del embarazo.

 

El profesional demostró cómo el machismo sigue instalado en la sociedad argentina al contar que cuando las parejas tienen tres hijos del mismo sexo, “solo dos de cada diez mujeres pueden concebir su deseo de un cuarto intento de embarazo con el consentimiento de sus parejas, mientras que cuando se trata de tres hijas mujeres, ocho de cada diez hombres decide buscar el varón”.