El enfrentamiento entre Boca y River en el TAS por el reclamo de la Copa Libertadores 2018 culminó hoy en Madrid sin una resolución definitiva del tribunal suizo que puede tomarse hasta tres meses para cerrar el caso de forma inapelable.

Durante la segunda jornada, que comenzó sobre el mediodía español, se mantuvo el total hermetismo que caracterizó a esta contienda judicial. De forma extraoficial se pudo saber que hoy se les tomó declaración vía videoconferencia a los médicos que atendieron a los jugadores agredidos en el micro de Boca apedreado en las cercanías del estadio Monumental, el último 24 de noviembre. Esos mismos futbolistas, como el ya ex Boca Pablo Pérez, dieron su testimonio ayer desde Buenos Aires, así como el chofer del ómnibus que trasladaba al plantel xeneize en aquella tarde.

 

River por su parte expuso hoy sus fundamentos en los que se ampara en la idea de que el operativo de seguridad del Gobierno de la Ciudad falló y que no es responsable.

 

Tanto Rodolfo D’Onofrio como Daniel Angelici volvieron a presentarse ante los tres integrantes del Tribunal. Nuevamente el presidente de River fue uno de los últimos en retirarse del edificio de La Liga, a las 18:30 aproximadamente a bordo de un taxi. En tanto que Angelici se marchó en el auto de un amigo personal a las 17. Ambos tomaron la misma postura: no hacer ningún tipo de declaraciones. Según respondió D’Onofrio en privado, el silencio es un pedido de los miembros del TAS.

 

Ese mismo silenzio stampa se trasladó a todos los participantes de las dos audiencias. Abogados, representantes de Conmebol, dirigentes y miembros del Tribunal no quisieron hacer declaraciones ante los pedidos de los ocho medios que realizaron la cobertura periodística durante las 9 horas de audiencia del martes y las 6 horas de hoy.

 

Angelici podría permanecer unos días más en Madrid para cerrar las inminentes ventas de Nahitan Nández y Darío Benedetto. Vale recordar que aquí mismo el último lunes, concretó la contratación de Eduardo Salvio, flamante refuerzo.

 

En cuanto al TAS, ¿cuál será la resolución? Que no prospere de ninguna forma el pedido de Boca para que se le dé por ganada la final de la Libertadores por una descalificación de River. Resta saber si finalmente habrá una multa económica por los daños causados a los jugadores el día que debió jugarse la revancha en el Monumental.