El massismo hará una presentación judicial en todas las provincias. Los candidatos patrocinarán a los trabajadores.

 

En 2005 pagaban el Impuesto a las Ganancias cerca de 200 mil trabajadores. La cifra hoy pasa el millón de personas. Sergio Massa cree que el gravamen viola los principios de capacidad contributiva, igualdad, proporcionalidad, legalidad y que es confiscatorio. Y, en plena campaña por el sillón presidencial, recurrirá hoy a la Justicia para solicitar que una medida cautelar impida que los trabajadores tengan que sufrir el descuento en el aguinaldo de diciembre. Es, lo admiten en las oficinas del Frente Renovador, un nuevo paso por tratar de seducir a la clase media.

No será el diputado, en persona, el que tocará la puerta de los juzgados. La movida tiene también su costado marketinero: la presentación del amparo la harán trabajadores anónimos que serán representadas legalmente por los candidatos o referentes massistas que tengan título de abogado. “Estamos impulsando una lluvia coordinada de amparos”, decían ayer en las oficinas de Tigre. Aseguran que los amparos serán presentados en todas las provincias.