El hecho ocurrió en julio, pero ayer un Gran Jurado decidió absolver al efectivo. Esto desató la bronca de miles de personas que protestan por las calles de Nueva York.

Unas tres mil personas salieron esta madrugada a las calles de Nueva York para protestar por la decisión de un Gran Jurado de no imputar a un policía blanco de Nueva York acusado de matar en julio pasado a un hombre afroamericano desarmado cuando intentaba arrestarlo.

El grueso de los manifestantes se desplegó en Times Square, Union Square, en las inmediaciones del Rockefeller Center y en la estación Grand Central, entre otros puntos claves de la ciudad. Mientras un nutrido grupo de personas marcharon por la sexta avenida cantando “manos arriba, no dispare”, otros portaban pancartas con la leyenda “No puedo respirar”, que supuestamante fueron las últimas palabras que le dijo a la policía Eric Garner, un negro de 43 años, cuando intentaban detenerlo. 

El incidente, que ocurrió el 17 de julio en el barrio neoyorkino de Staten Island, fue registrado por un aficionado con un teléfono celular y en la grabación se puede ver cómo Garner, que era asmático y pesaba 158 kilos, es tomado por el cuello por un policía que fue identificado como Daniel Pantaleo, que junto a otros intenta esposarlo.