Michetti apuntó contra un proyecto de Aníbal Fernández para nombrar un adjunto oficialista en esa oficina vacante.

 

La senadora nacional por el PRO Gabriela Michetti denunció esta semana una maniobra del oficialismo para quedarse con el manejo de la Defensoría del Pueblo de la Nación.

El organismo, creado en 1993 bajo la órbita del Poder Legislativo, está acéfalo desde diciembre de 2013, cuando finalizó el mandato del último defensor “adjunto” Anselmo Sella, que había quedado a cargo de la oficina tras la renuncia en 2009 del último “ombudsman”, Eduardo Mondino, cuando se lanzó como candidato al Senado por el justicialismo cordobés.

Según Michetti, “la maniobra se suscitó, el martes, en la reunión de comisión de Asuntos Constitucionales del Senado”. Allí, contó la legisladora, el senador Aníbal Fernández pidió incorporar al temario un proyecto para lograr que la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo, donde tiene mayoría el oficialismo, sea quien pueda nombrar a defensores adjuntos que dirijan el organismo mientras el titular no esté nombrado.