Alberto Lugones, nuevo titular del Consejo de la Magistratura, opinó sobre sí existen presos políticos en la Argentina.

Desde su visión, no existen detenidos en esa condición pero dejó en claro que hay ‘lawfare’, por medio del cual “hubo abusos en las prisiones preventivas”, situación ante la cual consideró necesario “esclarecer si el Estado estuvo detrás de perseguir” personas de distinta opinión política.

 

En diálogo con Radio 10, el juez estableció que “no hay presos políticos en Argentina: lo que sucede en Argentina es un ‘lawfare’ porque hubo abusos en las prisiones preventivas, y hay que esclarecer si el Estado estuvo detrás de perseguir a personas que son ‘del otro palo’”. El flamante funcionario cuestionó el hecho de que “si una sentencia se basa en un testigo que arregló el precio de su testimonio, eso está mal”, y comentó que “se le causa mucho daño a la gente que está presa sin el debido proceso”.

 

A su vez, con respecto a si se siente “cercano al kirchnerismo”, Lugones se definió como “un viejo radical alfonsinista” y agregó: “No reniego de tener amigos K”. Acto seguido, aseveró que la Justicia es un “iceberg: una parte está visible y vende, que es lo que aparece en los medios; y la otra parte es la que no aparece y es la que todos los días da respuestas a la comunidad”.

 

También habló del fallecido magistrado Claudio Bonadio: “Para algunos es un héroe, y para otros un villano”; aunque aseveró: “no es el perfil de juez que yo elegiría en el ámbito del Consejo; lo respeto, pero yo hago las cosas de otra manera”.

 

Lugones fue designado al frente del órgano luego de un acuerdo entre oficialismo y oposición en reemplazo del también juez Ricardo Recondo, quien quedó como vice en función.