El Gobierno nacional emitió Letras del Tesoro por hasta 10 mil millones de pesos que serán suscriptas de manera directa por la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS).

A fines del año pasado ya había tomado otros 86 mil millones para el mismo fin, en una emisión con un año de plazo.

 

La decisión fue confirmada este viernes, con la publicación en el Boletín Oficial una resolución conjunta de las secretarías de Hacienda y de Finanzas. El Poder Ejecutivo aclara en el texto de la resolución que esta emisión a 182 días de plazo se realiza “en el marco de la programación financiera para el presente ejercicio”.

 

Las nuevas Letras tienen como fecha de emisión este 28 de enero próximo y vencen el 29 de julio de este año. La moneda de emisión y pago son los pesos y la moneda de suscripción, pesos o dólares estadounidenses al tipo de cambio de referencia al día hábil anterior a la fecha de liquidación. ANSeS aportará pesos o dólares por el título que pagará capital e intereses en moneda doméstica. La forma de colocación será por suscripción directa y devengará intereses a tasa variable, pagaderos trimestralmente.

 

La amortización de la nueva emisión será íntegra al vencimiento y la Letra del Tesoro será intransferible y no tendrá cotización en los mercados de valores locales e internacionales. El título gozará de todas las exenciones impositivas dispuestas por las leyes y reglamentaciones vigentes en la materia.

 

Según lo dispuesto, la tasa variable “será el equivalente al promedio aritmético simple de las tasas nominales anuales (TNA) de Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos o las que las reemplacen en el futuro, en base a los precios de cierre publicados por el Mercado Abierto Electrónico (MAE) para el plazo más próximo a 90 días, que no podrá ser inferior a 60 días ni superior a 120 días”.

 

A fines de diciembre, la cartera a cargo de Nicolás Dujovne había emitido otro título de características similares por 86 mil millones de pesos, que también fue sido suscripta de manera directa por la ANSeS, confirmando la estrategia oficial de financiar el déficit del Estado con la caja de las jubilaciones.