El Gobierno de la Provincia de La Rioja, a través del Ministerio de Infraestructura y el IPALaR, desde el año 2016 encaminó acciones referidas a la gestión de asistencia técnica ante Organismos Nacionales competentes: Ministerio del Interior, Subsecretaría de Recursos Hídricos ENOHSA y Secretarías de Planificación Territorial y Coordinación de Obra Pública, Vivienda e Infraestructura Urbana, para la ejecución de obras referidas a la provisión de agua potable y desagües cloacales.

Estas fueron realizadas a través de la elevación de Proyectos y Planes de Obra de infraestructura para toda la provincia, de las cuales no se obtuvieron respuestas favorables. Desde Nación se emitieron comunicados informando que estas obras “deben ser financiadas por el Gobierno Provincial”, argumentando que la Nación no cuenta con fondos para el financiamiento de las obras, y que en caso de tenerlos la provincia debería afrontar el financiamiento del 30% de la obra.

 

En forma paralela a estos hechos, y como es de público conocimiento, salieron partidas presupuestarias destinadas a un municipio, posicionando a éste como la autoridad de aplicación en definir cuáles son las obras prioritarias para la “Ciudad de la Rioja”, sin tener ni siquiera en cuenta a los restantes 17 departamentos de la provincia.

 

En el periodo de 3 años se enviaron a los Entes de Nación referidos datos estadísticos, se informó sobre la situación del recurso hídrico y sobre los porcentajes de acceso al servicio de cloaca de toda la provincia, enmarcados en el tan mencionado e inexistente “Plan Nacional del Agua” y “Plan Belgrano”, y la infinidad de ”planes nacionales” que se publicitan en redes sociales, de los cuales no se concretara ni una sola acción en nuestra provincia; situación que tiene indudablemente tintes políticos en la decisión de brindar o no financiamiento al Gobierno Provincial.

 

Al margen de esto, el Gobierno Provincial afrontó inmediatamente esta situación desfavorable y encaminó la ejecución de obras prioritarias con fondos propios, en su mayoría obras que llevaran agua potable a viviendas que aún no contaban con el servicio y que permitieron mejorar las condiciones de vida de los habitantes.

 

Es por ese motivo que en la provincia se continúan ejecutando obras de agua potable y redes de desagües cloacales, como así también la optimización de plantas potabilizadoras, instalación de plantas de ósmosis inversa en el sur de la provincia donde la calidad del agua disponible no reunía las condiciones de calidad que demandan un altísimo costo de producción y mantenimiento siempre asumiendo el Gobierno Provincial la obligación y compromiso de brindar mejores condiciones de vida a la población de toda la provincia; provincia donde las acciones del Gobierno Nacional llegan sólo para empeorar la calidad de vida de la población debido la recesión económica en la que se encuentra sumergida nuestro país.