En enero cayó 0,2%, principalmente por el descenso del 2,3% en los supermercados chinos.

Después de un 2014 que marcó la primera caída anual del consumo masivo, en enero de 2015, las ventas en supermercados y almacenes volvieron a tener un comportamiento negativo: en promedio bajaron, en todos los canales, 0,2% respecto del mismo mes del año pasado.

El dato, relevado por la consultora especializada CCR, también indica que la caída durante el primer mes del año fue más contundente en los almacenes y autoservicios asiáticos, donde la baja promedió el 2,3%, confirmando así, una tendencia que se dio durante todo el 2014. Una de las causas es la fuerte competencia que está registrando el canal tradicional, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA, frente al desarrollo del formato pequeño de las cadenas de supermercados. Para el canal moderno, en cambio, las ventas fueron positivas en un 2,2% en el mismo lapso.

“El mes de enero se caracterizó por tener un incremento de precios respecto de diciembre del 2014, del 1,5%, que es sustancialmente menor al 3,2% que se dio entre enero de 2014 y diciembre de 2013 como consecuencia de la devaluación que generó un fuerte aumentos de precios”, explicó José Ignacio Amodei, analista de la consultora. De todas maneras, la variación interanual de los precios llegó al 32,7%, según los relevamientos de CCR.

La evolución de la demanda medida por la consultora toma la variación de las ventas y los precios en 143 categorías de alimentos, bebidas y productos de limpieza, higiene y tocador.