El presidente de los Estados Unidos volvió a criticar la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones y la presunta colusión con los republicanos.

Sus abogados impugnarían una citación para responder las preguntas de los fiscales.

 

Donald Trump se reservó este lunes el derecho a indultarse a sí mismo, al afirmar que tiene derecho a hacerlo como presidente, en medio de las investigaciones por la injerencia rusa y la presunta colaboración del Partido Republicano en las elecciones de 2016.

 

El mandatario, que ha otorgado la gracia presidencial en varias ocasiones, no está actualmente acusado de ningún cargo. Por ahora, el fiscal especial Robert Mueller ha querido interrogar a Trump, pero el equipo de abogados se lo desaconsejó al presidente e incluso podría negarse a asistir a una citación.

 

“Como han dicho numerosos académicos legales, tengo el absoluto derecho a INDULTARME a mí mismo, pero ¿por qué lo haría si no he hecho nada malo?”, escribió el presidente. Además, volvió a criticar al equipo del fiscal y el posible efecto que podría tener la pesquisa al acercarse las elecciones legislativas de medio término.

 

Tal escenario del indulto abriría una fuerte incertidumbre política en Washington, según admitió este domingo Rudy Giuliani, ex alcalde de Nueva York y abogado del presidente. “Creo que las consecuencias políticas de eso serían duras. Una cosa es indultar a otra gente, otra es indultarse a sí mismo”, explicó en una entrevista para ABC, aunque reafirmó la postura de que el mandatario está habilitado constitucionalmente a otorgarse el perdón.

 

Posteriormente, conversando con NBC, agregó que si Trump llegase a usar el perdón presidencial para sí mismo, el Congreso abriría “de inmediato” un proceso de destitución o impeachment.

 

Trump, además, tuiteó este lunes para opinar que el nombramiento de Mueller como fiscal especial fue “totalmente inconstitucional”, pero la aceptó porque, como volvió a decir, “no ha hecho nada malo”. Sin embargo, ese argumento podría volver a ser usado en caso de que las investigaciones se cierren sobre el mandatario.

 

Se especula que Mueller podría, en caso de hallar nuevas pruebas incriminatorias, imputar a Trump por obstrucción a la justicia. Entre los hechos que más concitan la atención de los investigadores, está el despido de Jim Comey, ex jefe del FBI.