Ante el temor de lo que pueda ocurrir mañana con el megavencimiento de Lebacs, los inversores se dolarizaron y apenas abrió el mercado la cotización del dólar se disparó por encima de los 25 pesos, llegando a estar a $25,50.

Esta situación se produjo en el inicio de una semana clave para la economía, que incluye un megavencimiento de $671.875 millones de Lebacs.

 

En horas de la tarde, el billete norteamericano terminó cerrando en $25,30 según el promedio de bancos y entidades financieras que elabora el Banco Central, que salió a ofrecer 5.000 millones de dólares a 25, lo que igual no detuvo la demanda de inversores y ahorristas.

 

El analista Gustavo Quintana indicó que “la señal emitida por la autoridad de control en cuanto a oferta disponible y precio de la misma pudo fijar un límite preciso al ajuste del tipo de cambio tolerado para este lunes que, sin embargo, fue importante para un solo día de operaciones”.

 

“La tensión continúa en el mercado cambiario. En los últimos días se vio mucho rescate de fondos de inversión, es decir, inversores que compran Lebacs vía bancos o fondos, para ir al dólar. La tasa de Lebacs no se estabiliza, por lo que es una incógnita saber cuál es la tasa que deberá convalidar el BCRA para la licitación”, aseguró a Informe Político el economista Martín Alfie de la consultora Radar.

 

La estampida hacia el dólar también se dio en otros instrumentos financieros, como los Fondos Comunes de Inversión (FCI) y los bonos, cuyos tenedores vienen desprendiéndose desde la segunda mitad de abril, periodo en que los FCI bajaron sus activos de $534.000 a $471.000 millones al cierre de la semana pasada.

 

En una jornada llena de nerviosismo, el analista financiero Christian Buteler, aseguró a este medio que “vamos a llegar al martes con el peor contexto, corrida sobre el peso, precios remarcadas, una locura total”. “Muchos inversores han salido de las Lebacs y fueron reemplazados por Bancos pero los bancos también necesitan liquides, como capital de trabajo, además no pueden comprar dólares porque les bajaron la cantidad que pueden tener, por lo que van a seguir quedando afuera esos y va a tener otro impacto”.

 

“Hoy las problemas no son las Lebacs, ni el FMI, sino que el BCRA no da señalas claras de que esto se terminó, mientras los inversores no vean señales van a seguir demandando dólares y quienes los podrían vender no lo hacen porque creen que mañana va a estar más caro, y la verdad es que están teniendo razón”, insistió Buteler.