El gremio denuncia que hubo represión policial en Chubut durante una manifestación la semana pasada. Se movilizarán hasta el Ministerio de Educación.

La Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA) convocó para este martes a la quinta medida de fuerza a nivel nacional del año a raíz de los incidentes registrados en Chubut. Habrá paro docente por 24 horas en todo el país y se movilizarán desde el Congreso hasta el Ministerio de Educación por la mañana.

 

La huelga surgió la semana pasada cuando los maestros chubutenses denunciaron represión policial. En medio de un conflicto que lleva más de 70 días sin clases por paros, los docentes aseguran que fueron reprimidos con balas de goma y gas pimienta mientras esperaban que se resolviera una reunión paritaria fuera de la Casa de Gobierno.

 

“La represión es un límite para nosotros y por eso hemos resuelto un paro nacional con movilización el 3 de julio”, sostuvo Sonia Alesso, secretaria general de CTERA, en conferencia de prensa. “Hablamos con los compañeros de Chubut y quieren estar presentes en la movilización, por eso la fecha”, agregó.

 
El gobierno chubutense dio por terminado el conflicto. A través de un comunicado, anunció que cerraría la paritaria por decreto. “Una vez declarada como fracasada la paritaria, el Gobierno avanzará otorgando por decreto el aumento y los beneficios propuestos, en la mejor oferta realizada, durante la negociación de la semana pasada”, plantearon.

 

Federico Massoni, secretario de seguridad de Chubut, desmintió la represión y dijo que la denuncia tiene como objetivo “sembrar el caos”. Además, aseguraron que este miércoles les depositarán el aguinaldo.

 

Más allá del reclamo por los hechos violentos, desde CTERA vuelven a insistir por la reapertura de la paritaria nacional que el decreto 52/2018 derogó en enero y por la resolución de los conflictos salariales que mantienen distintas provincias. SADOP, el sindicato de los maestros de escuelas privadas, también adherirá al paro. La última huelga nacional, en mayo, tuvo un acatamiento del 35%, según cifras oficiales.

 

Con las vacaciones de invierno muy cerca, también peligran las clases una vez finalizado el receso. “Antes del receso escolar habrá un paro contundente y si no hay respuesta del gobierno, se convocará a asambleas para resolver el no inicio de clases tras el receso”, anunció Roberto Baradel, secretario adjunto del gremio.

 

Baradel también es la cara más visible del conflicto que se mantiene en la Provincia de Buenos Aires. La última reunión trunca fue hace ya dos meses. Sin embargo, la Justicia determinó que los aumentos se ajusten a la inflación hasta que haya un nuevo acuerdo.

 

En la Ciudad la situación es diferente. La mayoría de los gremios firmaron el acta paritaria con aumento del 15% en tres cuotas, pero UTE -perteneciente a CTERA- sigue reclamando que los vuelvan a recibir. Ayer el gobierno porteño adelantó el 4% que estaba estipulado para agosto y prometió cumplir con la revisión en septiembre tal como estaba previsto.