Distintas asociaciones de mujeres y campañas por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y gratuito, suscriben un comunicado de prensa oponiéndose totalmente a la iniciativa que tuvieron algunos integrantes de la Iglesia Católica, donde expresan la intención de “Declarar a Chilecito como Ciudad Pro Vida”. En la nota el comunicado de prensa completo.

Ante las recientes declaraciones emitidas en un medio local por parte de representantes de la Iglesia Católica en donde expresan la intención de “Declarar a Chilecito como Ciudad Pro Vida” a través de un proyecto en el Consejo Deliberante de nuestra ciudad, las firmantes organizaciones manifestamos nuestro total repudio y desacuerdo dado los siguientes puntos:

 

1. La declaración que pretenden aprobar, que intenta imitar a la votada por el Concejo Deliberante de La Rioja, desconoce el hecho de que una mayoría del pueblo riojano se ha manifestado en favor del aborto legal, seguro y gratuito, expresado en los sucesivos pañuelazos y en las diversas encuestas que han consultado al respecto, que prueban que más del 60% de los riojanos acuerdan con la legalización.

 

2. La declaración pretende erigirse como una presión ante la inminente votación en el Congreso, buscando el rechazo a un proyecto que implica la defensa del derecho a la autonomía de las mujeres sobre sus cuerpos pero fundamentalmente en defensa de la vida de las mujeres y cuerpos gestantes que mueren por abortos clandestinos. En los últimos días todos los legisladores nacionales por La Rioja se han expresado por el rechazo al proyecto, lo cual muestra una vez más la responsabilidad del Estado y los gobiernos en las muertes por aborto clandestino.

 

3. En los debates en el Congreso se expuso la situación particular de La Rioja donde se denunció la ausencia absoluta de la aplicación de la Educación Sexual Integral, la escasez de anticonceptivos en hospitales y centros de salud y la no instrumentación del aborto no punible. También se expuso la realidad creciente de los embarazos adolescentes como consecuencia de esta política del Estado riojano y la iglesia. Instamos a los Concejales y demás funcionarios a cumplir con su deber de garantizar todos estos derechos antes que ha pronunciarse por bloquear el aborto legal y seguir condenando así a muertes y mutilaciones a las mujeres pobres. El aborto existe en La Rioja y en Chilecito en clínicas privadas y centros clandestinos, que hacen un gran negociado protegido por el Estado.

 

4. Los mismos Concejales y la Intendenta Silvia Gaitán así como la vocera del pedido de la declaración Sonia Bosetti son responsables de la situación de precariedad laboral de los trabajadores de la salud de Chilecito y del vaciamiento de los hospitales, en particular en Nonogasta, ciudad que ha sido probada como la más contaminada del país donde los casos de cancer triplican la media nacional y dónde se han vuelto moneda corriente los abortos espontáneos y el nacimiento de niños con malformaciones y enfermedades congénitas. Los “defensores de la vida” no se preocupan por esta realidad que afecta a niños y mujeres gestantes y en cambio defienden la contaminación de la Curtiembre.

 

5. Seguimos defendiendo el derecho a proteger nuestras vidas contra la regimentación del Estado y la Iglesia. Seguimos diciendo educación sexual laica y científica para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir. Separación de la iglesia y el estado. Ni una menos por abortos clandestinos. El Estado es responsable.

 

Suscriben el presente comunicado: Plenario de Trabajadoras; Partido Obrero; Isadora Mujeres en Lucha ; Izquierda Socialista; Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y gratuito regional Chilecito; Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y gratuito regional La Rioja; Las Rojas; Nuevo Más; Insurgentes Mujeres Organizadas por la Sororidad; Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir; Juntas y a La Izquierda; MST; Chapanay Organización Feminista; Frente riojano Antipatriarcal; y Centro de Estudiantes I. S.F.D Albino Sanchez Barros.