El oficialismo reactivará acusaciones contra el juez. Sin embargo, no tiene los dos tercios para aprobar un juicio político.

 

Fuentes judiciales destacaron ayer que la única denuncia que tiene complicada en el Consejo de la Magistratura Claudio Bonadio es la llamada “causa de los hemofílicos”. Sería esta la que elegiría el kirchnerismo para avanzar contra el juez en el organismo. El problema es que el oficialismo no cuenta por sí solo con los votos necesarios para hacerlo.

Es más, de hecho todavía no están conformadas las comisiones en las que se divide el cuerpo a raíz de la reciente asunción en sus cargos de quienes ejercerán como consejeros durante los próximos cuatro años. Apenas hubo una polémica reunión plenaria en la que se eligió presidenta del organismo a la jueza Gabriela Vázquez con el apoyo de los consejeros oficialistas. Pero las aguas siguen divididas en la institución. Y el resto de los consejeros no concurrió a un encuentro posterior en el que se removió al administrador general, Germán Krieger, cercano al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.

El bloque oficialista tiene seis votos sobre 13, y en la reunión de la semana pasada logró la mayoría simple con la ayuda de Vázquez. Pero los casos de aprobación de un juicio político a un magistrado necesitan dos tercios de los votos, no la mayoría simple. Y tal como viene el asunto no parece fácil que el kirchnerismo los consiga.

En el hipotético caso de que se aprobara el enjuiciamiento de Bonadio éste sería automáticamente suspendido y en los seis meses siguientes el tribunal de enjuiciamiento de magistrados debe hacer el correspondiente juicio y decir si es culpable o inocente.