El fuerte sismo registrado en la noche del jueves, de magnitud 8,2 en la escala Richter, ha dejado al menos 45 víctimas fatales en el estado de Oaxaca, 12 en Chiapas y 4 en Tabasco, según los datos más actualizados de las autoridades locales.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto confirmó 61 muertos por el terremoto de 8,2 grados en la noche del jueves.

 

El gobernador del sureño estado de Oaxaca, Alejandro Murat, señaló que en su región murieron 45 personas y detalló que hay numerosos heridos, aunque a nivel de infraestructuras los daños parecen ser menores, según las evaluaciones realizadas hasta el momento.

 

Solo en Juchitán de Zaragoza, en el Istmo de Tehuantepec (en Oaxaca), se cayó una parte del palacio municipal y hay daños en muchas viviendas, que ocasionaron la muerte de 17 personas.

 

Por su parte, el secretario de Protección Civil del Gobierno de Chiapas, Luis Manuel García Moreno, elevó de tres a 10 las víctimas en Chiapas. Además, otras tres personas, menores de edad, murieron en el sureño estado de Tabasco. Más tarde, las autoridades aumentaron el balance a 12 fallecidos en esa región.

 

Así, hasta el momento, el número total de fallecidos a raíz de este sismo de magnitud de 8,2 en la escala de Richter, con epicentro frente a las costas de Chiapas, en el sureste de México, se eleva a 58, al tiempo que se han registrado numerosos derrumbes de viviendas y cortes en el suministro eléctrico.

 

En cuanto a los heridos, el coordinador de Protección Civil, Luis Felipe Puente, señaló que la Secretaría de Salud aún está realizando un recuento en los hospitales de las personas que ingresan por heridas causadas por el seísmo.

 

Indicó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes informa de deslizamientos en algunas carreteras y “pequeños daños”, aunque diversos sistemas de transporte del país, así como todo tipo de infraestructuras públicas y las escuelas de once estados permanecen cerradas para ser sometidas a una revisión.

 

“La red carretera federal opera en todo el país. Los estados de Chiapas, Oaxaca y Tabasco registran algunos daños sin afectar conectividad”, explicó en un comunicado el secretario de Comunicaciones y Transportes de México, Gerardo Ruiz Esparza.

 

Previamente, en un mensaje a los medios desde el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), el presidente de México, Enrique Peña Nieto, indicó que este sismo tiene una magnitud similar a uno registrado en 1932 y fue mayor que el de 1985, de 8,1 y que dejó miles de muertos y desaparecidos en Ciudad de México.

 

El mandatario pidió no bajar la guardia porque se pueden producir fuertes réplicas, aunque menores. Hasta el momento, tras el terremoto se han producido 266 réplicas, la mayor de ellas de 6,1 grados en la escala de Richter.

 

El terremoto impactó en al menos una decena de estados del sur y centro de México, por lo que hasta 50 millones de personas -casi la mitad de la población del país- pudo sentirlo, estimó Peña Nieto.

 

A raíz de este suceso, Protección Civil aprovechaba para llamar a la participación en el simulacro que está previsto que tenga lugar en todo el país el próximo 19 de septiembre, coincidiendo con el aniversario del devastador sismo de 1985.