Seguirá en el país fabricando calzado y partes para exportar a Brasil en una planta que cuenta con 700 empleados, dijeron fuentes de la firma.

La compañía, propiedad de varios fondos de inversión, informó a la Bolsa de San Pablo que concretó las negociaciones para vender todo el negocio textil local. La operatoria completa alcanza los USD 14,4 millones.

 

La tradicional firma de calzado Alpargatas, que nació en la Argentina, pasó por manos brasileñas y hoy es propiedad de varios fondos de inversión -entre ellos, Itaúsa- está al borde de deshacerse por completo del negocio textil en el país y concentrarse en la producción de calzado, cuya principal y única planta está en Tucumán.

 

De acuerdo con el comunicado enviado ayer a la Bolsa de San Pablo, la compañía informó a sus accionistas que la filial argentina “concluyó negociaciones sobre la venta de sus activos relacionados con las operaciones del segmento textil”. Así, detalló que las plantas de Corrientes y de Chaco pasaron a manos del grupo Marfra S.A.; la filial de Florencio Varela, a Cladd Industria Textil Argentina S.A.; y la subsidiaria de Catamarca, al grupo Fibran S.A.

 

Según precisó en el comunicado, el monto involucrado en todas las operaciones alcanza los USD 14,4 millones. “Con la transferencia real de estos activos a sus respectivos compradores, que se concretarán en el plazo hasta el 1 de octubre, Alpargatas, a través de Alpargatas Argentina, deja de trabajar en el segmento textil”, precisa el parte enviado a la Bolsa.

 

La compañía informó a sus accionistas que la filial argentina ‘concluyó negociaciones sobre la venta de sus activos relacionados con las operaciones del segmento textil’

 

Fuentes de la empresa precisaron a Infobae que lo que se firmó es un “acuerdo vinculante” para la venta de las plantas de Florencio Varela y la de Corrientes, ya que las otras dos ya estaban transferidas. El traspaso de la filial de Catamarca ya estaba acordado hace algunos meses, al igual que la de Chaco, que ya había pasado a manos de Marfra el año pasado.

 

En las plantas textiles, Alpargatas se dedicaba al negocio del denim (tela de jean) y de artículos de limpieza, como los trapos de piso, por ejemplo. En ambos casos, se comercializaban con la marca “Media Naranja”. A partir de ahora la empresa se quedará en el país en el negocio del calzado, con una única planta en la provincia de Tucumán. En esas instalaciones trabajan entre 600 y 700 empleados y se fabrican algunos productos terminados con la marca Topper y piezas que exportan a Brasil.

 

Alpargatas es una compañía que fue creciendo con los años al amparo de los regímenes de promoción industrial. Por eso, llegó a tener plantas de calzado en distintas provincias del país. Pero en los últimos años decidió cerrar todas esas instalaciones y apostar fuertemente a la fábrica de Tucumán, además de vender el negocio textil.

 

De acuerdo con el comunicado enviado a la bolsa paulista, la empresa también había vendido el 22,5% de la unidad de negocio relacionada con la marca Topper en Argentina y en todo el mundo al empresario Carlos Wizard Martins.