El conjunto “xeneize” derrotó 4-0 a su par boliviano y se acercó a los octavos de final de la Copa Libertadores.

El DT compartió una reflexión en la conferencia.

 

Después de lo que fue la goleada que dejó a Boca cerca de la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores, Gustavo Alfaro realizó las valoraciones correspondientes en conferencia de prensa y dejó una frase que resonó: “No disfruto mi cargo como entrenador”.

 

Las exigencias que se impone el propio director técnico xeneize lo alejan de distenderse y sentirse a gusto con sus tareas cotidianas, según argumentó. “Tengo una ambición por querer ganar. No disfruto este cargo al que es muy difícil llegar, no es fácil ser entrenador de Boca. Quizás lo pueda disfrutar el día que me vaya, cuando con la perspectiva y distancia lo vea desde otro lugar”, expresó.

 

Alfaro aseguró que no siente un padecimiento al ponerse el traje de DT azul y oro, aunque tampoco termina de relajarse y gozar de su actividad: “No lo sufro pero sí vivo intensamente, es una batalla que tengo que conquistar, un jugador que tengo que convencer y un plantel para tirar para adelante”.

 

Más tarde, se dio tiempo para analizar el duelo que se llevó a cabo en la Bombonera: “Era un partido clave porque volvíamos a jugar de local después de una derrota en Brasil que nos dolió mucho. Tuvimos una de entrada con Carlitos y después empezamos a equivocar los caminos, ellos esperaban y no había espacios, incluso erramos un penal. Convertimos el gol pero no nos serenamos. En el entretiempo les pedí a los jugadores que se serenen y en el segundo tiempo entramos con más aplomo. Vino el segundo gol y después lo cerramos con el gol de Mauro”.

 

El estratega boquense reconoció que dieron un paso importante hacia la clasificación a la próxima ronda y anticipó que irán a buscarla a Tolima el 24 de abril. “Dentro de 20 días tenemos una final, antes tenemos la Copa de la Superliga y nos jugamos el pase a octavos de la Libertadores”, enumeró. Y concluyó: “Estamos bien pero todavía nos falta, es lo que hablamos con los jugadores después del partido con Paranaense”.